Mantente actualizado de lo que pasa en el mundo de la Auditoría y el Control Interno

REGÍSTRATE GRATIS EN NUESTRO BOLETÍN

ISSN IMPRESO: 2665-1696 - ISSN ONLINE: 2665-3508

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

Por: Javier Fernando Klus, MBA, CIA.

En los inicios de la auditoría, la mayoría de los procedimientos realizados eran sustantivos, es decir, que se analizaba la documentación, la cual se encontraba en formato en papel y a partir de la misma se realizaban básicamente procedimientos de inspección y análisis de documentación provista y/o solicitada.

Estas tareas eran básicamente realizadas por auditores que tenían una función netamente operativa. Esto debido a que gran parte de los procedimientos que el auditor realizaba se documentaba a través de evidencia y era constatada por el auditor a través de su revisión.

En la medida que la tecnología y los sistemas de información fueron avanzando, los ERP cobraron relevancia dentro de las organizaciones, la información cada vez más fue migrando de un formato netamente en papel a un formato electrónico.

En esta evolución, la mayoría de los registros de una organización y, por consiguiente, la evidencia de las operaciones que realizaban se fue reflejando en formato electrónico. En contrapartida, cada vez más las empresas empezaron a generar más información; en este sentido, si una empresa de mitad del siglo pasado quisiera reflejar el volumen de operaciones que actualmente dichas empresas tienen, con la tecnología de esa época sería imposible. La tecnología como tal permitió, por un lado, simplificar el manejo de la información pero, por otro lado, la información generada creció exponencialmente.

Por lo tanto, el auditor se vio obligado a migrar de sus revisiones de documentación en un formato papel, a una revisión de registros magnéticos y otros tipos de soporte. Para esto fue necesario desarrollar un software de auditoría que permitiera analizar este tipo de información de una forma ágil y con todas las funcionalidades necesarias para realizar la tarea. Así es como surgieron dentro de los procedimientos de auditoría las Técnicas de Auditoría Asistidas por Computadoras (CAAT, siglas en inglés “Computer Assisted Audit Techniques) como complemento de las técnicas manuales realizadas por el auditor.

La importancia que cada vez más tenían los sistemas de información como soporte a las operaciones de una organización generó la necesidad de utilizar métodos alternativos para analizar esta información. En cierta forma, los procedimientos seguían siendo a detalle, pero soportados por software que permitían extraer la información, analizarla y exponerla de una forma tal que el auditor pudiera visualizarla de forma clara y poder sacar conclusiones.

El perfil del auditor también se hizo más especialista, siendo, en este caso, una necesidad que los equipos de auditoría contarán con personal idóneo para manejar este tipo de programas. Por consiguiente, la tecnología había generado un cambio no solo en el enfoque de la auditoría, sino también en los procedimientos realizados y en las capacidades de las personas que conformaban parte de un equipo de autoría.

Javier Fernando Klus, MBA, CIA.

Gerente de Auditoría de una firma internacional de auditoría, especialista en Auditoría Interna, Control Interno, Auditoría, Evaluación de Riesgos, Riesgo Financiero, SOX, Gestión de Riesgo, Gestión de Proyectos, Riesgo Operacional. (Universidades Pontificia Universidad Católica Argentina, Instituto de Auditores Internos, Universidad Politécnica de Madrid, Universidad Argentina de la Empresa).


Regístrese para que pueda comentar este documento

Auditool.org

Como miembro de Auditool accedes a Cursos Virtuales de Auditoría y Control Interno CPE, y a una completa Caja de Herramientas de Auditoría, permitiendo mejorar las habilidades de los Auditores, ahorrando tiempo y recursos, y creando y protegiendo valor en las organizaciones.

📰 SUSCRÍBETE EN NUESTRO BOLETÍN

Mantente actualizado de lo que pasa en el mundo de la Auditoría y el Control Interno.

 

lateralG3.2