Identificarse




Mantente actualizado de lo que pasa en el mundo de la Auditoría y el Control Interno
REGÍSTRATE GRATIS EN NUESTRO BOLETÍN

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Por: Ivan Rodríguez. Colaborador de Auditool. 

Recientemente ha habido estudios sobre el tema del riesgo de fraude y como gestionarlo. El punto de partida para el estudio de este tema, suele ser el triángulo de fraude. Los temas de la presión, la oportunidad y la racionalización continúan ayudando a los profesionales antifraude a comprender por qué se produce el fraude y dónde deben centrar la atención al considerar casos de fraude de todo tipo. Incluso, el modelo subyace en las normas tales como la Declaración sobre Normas de Auditoría No. 99, "Consideración del Fraude en una Auditoría de Estado Financiero" (AU 316) o la Norma Internacional de Auditoría 240, "La Responsabilidades del auditor relacionadas con el fraude en una auditoría de estados financieros ".

No obstante, en la literatura técnica se han planteado nuevos modelos. Uno de ellos es el Diamante de Fraude de Wolfe y Hermanson (ver figura 1), el Fraude Pentágono de Crowe Horwath (ver figura 2) y la Escala de Fraude de Albrecht et al (ver figura 3)

 

Figura 1: The Fraud Diamond, adaptado de "The Fraud Diamond: Teniendo en cuenta los cuatro elementos del fraude", diciembre de 2004, por David T. Wolfe y Dana R. Hermanson

 

                    Figura 2: "El Pentágono de Fraude de Crowe", Crowe Horwath LLP, 2011

Figura 3: "The Fraud Scale", adaptado de "Disuasión del fraude: la perspectiva del auditor interno", por W. Steve Albrecht, Keith R. Howe y Marshall B. Romney, 1984

Si bien hay diferencias en los modelos, mantienen los componentes de presión y oportunidad originales del Triángulo de Fraude, al tiempo que cambian o modifican el componente de racionalización original para capturar mejor el rango de características personales relevantes para las personas que cometen fraude.

El Diamante De Fraude

El contador forense David T. Wolfe y la profesora Dana R. Hermanson  presentaron el Diamante de Fraude en 2004 para desarrollar aún más un conjunto de rasgos y características individuales (es decir, "capacidades") necesarios para cometer fraude. Racionalizar las fechorías sigue siendo una característica personal crítica para los defraudadores, por lo que el Diamante del Fraude amplía el pensamiento más allá de la racionalización para agregar un cuarto componente de modelo -capacidad- que considera otras seis capacidades y rasgos individuales que son observables. Estos factores de capacidad incluyen:

  1. Tener la posición o función organizacional correcta para aprovechar las oportunidades de fraude.
  2. Tener la experiencia adecuada para aprovechar las oportunidades de fraude.
  3. Tener la confianza o el ego para aprovechar las oportunidades de fraude.
  4. Poder obligar a otros a participar en actividades fraudulentas.
  5. Ser capaz de lidiar con el estrés asociado con cometer fraude.
  6. Ser un buen mentiroso.

Wolfe y Hermanson señalaron que la oportunidad representa una "puerta abierta" al fraude, pero "... la persona debe tener la capacidad de reconocer la puerta abierta como una oportunidad y aprovecharla caminando". En consecuencia, factores situacionales como la presión (incluidos los incentivos financieros y no financieros) y la oportunidad (incluido el gobierno organizacional y las debilidades de control) afectan la probabilidad de que ocurra un fraude, mientras que la capacidad individual y la racionalización se centran en las características y rasgos humanos que una persona necesita para actuar fraudulentamente en situaciones determinadas.

El Pentágono del Fraude

El Pentágono de Fraude Crowe Horwath busca complementar el enfoque del Triángulo de Fraude en la racionalización individual. Desarrollado por Jonathan T. Marks, CFE, CPA, entonces socio y líder nacional en la práctica de Fraude, Ética y Anticorrupción de Crowe Horwath, el Pentágono contra el Fraude fue presentado en 2009 para reconocer que los estafadores también necesitan competencia para orquestar el mal y un nivel requerido de arrogancia (que incluye un ego fuerte y una actitud de superioridad, derecho y / o avaricia) para cometer fraude. 

Ahora bien, ¿Es importante el modelo de fraude para estudiar y gestionar el fraude? En algún estudio se observó que al emplear el diamante del fraude, las evaluaciones de riesgo fueron más exigentes. En ese sentido, se ha planteado revisar el triángulo de fraude.  Un estudio del Journal of Accounting and Public Policy analizó las calificaciones de los auditores sobre los factores de riesgo de fraude específicos con la ayuda práctica de Diamante de Fraude. Los resultados han sugerido un "Triángulo de fraude revisado" con presión, oportunidad y un tercer componente de "capacidad" que abarca las características personales del estafador. 

El modelo del Triángulo de Fraude revisado (ver figura 4) mantiene la simplicidad del modelo original al tiempo que fomenta un análisis más detallado de las características personales necesarias para perpetrar y gestionar el fraude a lo largo del tiempo. Aunque la capacidad de racionalizar el fraude sigue siendo una parte crítica del Triángulo de Fraude revisado, el estudio sugiere que encaja bien en un componente de capacidad más amplio que proporciona una gama más amplia de características de estafador e incluye características y rasgos de defraudador más fácilmente observables (por ejemplo, posición / función, experiencia, confianza / ego).

Figura 4: El modelo de triángulo de fraude revisado.

Los autores del artículo “Improving fraud risk management with an enhanced Fraud Triangle”[1], en que se basa el presente documento, han advertido que los estudiantes y los profesionales consideran que el Triángulo de Fraude revisado es simple, intuitivo y relativamente completo. Consideran que el Triángulo de Fraude revisado mantiene la simplicidad del modelo deseado al tiempo que fomenta un análisis más profundo de las características del defraudador (es decir, elementos de capacidad además de la racionalización).

Los autores plantean que incluir la racionalización, que generalmente es el factor más desafiante para entender, es lógico y útil cuando se entienden las diferencias entre los componentes del modelo de fraude. El Triángulo de Fraude revisado les ha permitido abordar preguntas y confusión sobre las diferencias entre presión (centrada en incentivos situacionales), oportunidad (centrada en características de la entidad relacionadas con la gobernanza y controles internos) y el componente de capacidad más amplio (centrado en rasgos individuales y características). Desde una perspectiva práctica, los responsables del gobierno relacionado con el fraude, evaluación de riesgos, prevención, detección e investigación (por ejemplo, la junta, el comité de auditoría, los auditores externos e internos, las EFC, la administración) deben considerar cuidadosamente el componente de capacidad más amplio mientras cumplen su fraude responsabilidades de supervisión de riesgos.

Si bien la racionalización sigue siendo una parte crítica del modelo, parece ser difícil de observar. El cambio a un componente de capacidad más amplio proporciona una evaluación más completa de las características individuales necesarias para cometer fraude y también incluye características como la posición / función, la experiencia y la confianza / ego que son más fáciles de observar. Por supuesto, se debe conocer a las personas de la organización para centrarse en una dimensión de capacidad más amplia. Las presiones, los controles y los sistemas son todas consideraciones importantes para prevenir o detectar fraudes, pero es fundamental conocer y comprender a las personas para considerar su capacidad. Por ejemplo, los profesionales antifraude o quienes lo examinan, pueden considerar varias dimensiones de capacidades individuales cuando evalúan las denuncias de fraude, forman una respuesta apropiada (es decir, investigan, no investigan, alertan a las autoridades, etc.) y evalúan la evidencia. Las preguntas de capacidad relevantes incluyen:

  1. ¿Quién tiene los conocimientos necesarios para cometer este fraude?
  2. ¿Quién tiene acceso a los activos, personas y / o sistemas necesarios para cometer el fraude?
  3. ¿Quién tiene la capacidad de racionalizar el mal, mentir, coaccionar a otros y manejar el estrés asociado con el fraude?

Un amplio grupo de perpetradores potenciales con diversos antecedentes, posiciones y experiencia puede cometer algunos fraudes, mientras que otros pueden requerir un individuo específico (o individuos) con conocimiento especializado, acceso o poder. Tener en cuenta varios factores de capacidad puede ayudar al evaluar las acusaciones de irregularidades, reunir pruebas en una investigación y considerar la necesidad de cambios en la gobernanza y los controles internos para gestionar el riesgo de fraude. Tener en cuenta las habilidades y los rasgos individuales va mucho más allá de simplemente tratar de evaluar si un presunto estafador podría haber sido capaz de racionalizar un acto malo. 

Como los miembros de la junta y los auditores externos revisan el riesgo de fraude, considerar la capacidad es críticamente importante al evaluar a los ejecutivos y su relación con el riesgo de fraude en los estados financieros. Los altos ejecutivos están en la posición correcta para anular los controles y aprovechar las oportunidades de fraude. Su autoridad y poder para recompensar y castigar a los subordinados también les proporciona la capacidad de coaccionar a los demás. Además, los ejecutivos suelen tener altos grados de confianza que resultan de sus responsabilidades previas de éxito y liderazgo. 

Los ejecutivos también están acostumbrados a lidiar con altos niveles de estrés debido a sus responsabilidades. En última instancia, si bien sus capacidades les permiten lograr funciones de liderazgo importantes, estas capacidades también son fundamentales para perpetrar el fraude.  

Lo anterior muestra la importancia de estudiar el tema de fraude, para abordarlo y gestionarlo de la mejor manera. De esta manera se contribuye en el fortalecimiento de la profesión y en el crecimiento profesional y personal.

[1] Disponible en: http://www.fraud-magazine.com/article.aspx?id=4295000903. Autores: Douglas M. Boyle, DBA, CPA, CMA; F. Todd DeZoort, Ph.D., CFE; Dana R. Hermanson, Ph.D.; David T. Wolfe, CPA, CFF

 

C.P. Iván Rodríguez -       

Auditor y Consultor, Diplomado en Alta Gerencia de Seguros y Derecho de Seguros. Especialista en Dirección Financiera y Desarrollo Organizacional, Diplomado en Gerencia de la Calidad, Contador Público de la Pontificia Universidad Javeriana, con 20 años de experiencia en diversas empresas. Amplia experiencia en la elaboración y ejecución de auditorías y revisorías fiscales. Dirección y ejecución de asesorías, consultorías y capacitaciones. Colaborador de Auditool

Bogotá D.C, Colombia


Regístrese para que pueda comentar este documento

📚 Auditool.org

Como miembro de Auditool accedes a Cursos Virtuales de Auditoría y Control Interno CPE, y a una completa Caja de Herramientas de Auditoría. Este material es diseñado por reconocidos profesionales dentro del marco de las buenas prácticas, lo que permite mejorar las habilidades de los Auditores, ahorrando tiempo y recursos, y creando y protegiendo valor en las organizaciones.  

lateralG3.2

📧 REGÍSTRATE EN NUESTRO BOLETÍN

Email