Por: Equipo Auditool

La escucha activa es una habilidad crucial en el ámbito de la auditoría, ya que permite a los auditores identificar preocupaciones, obtener información valiosa y establecer relaciones sólidas con sus clientes. En este artículo, exploraremos cómo mejorar la escucha activa y cómo aplicarla de manera efectiva durante el proceso de auditoría.

  1. Entender la escucha activa

La escucha activa implica prestar atención completa al interlocutor, haciendo un esfuerzo consciente para comprender sus palabras, emociones e intenciones. No se trata solo de oír, sino también de interpretar y procesar la información recibida. Algunos elementos clave de la escucha activa incluyen:

  • Mantener contacto visual
  • Asentir o hacer gestos de acuerdo para demostrar interés
  • Evitar interrupciones
  • Hacer preguntas para aclarar puntos
  • Parafrasear y resumir lo que se ha dicho
  1. Prepararse para escuchar

Antes de una reunión o entrevista, es fundamental prepararse mentalmente para escuchar. Algunas estrategias incluyen:

  • Asegurarse de estar en un entorno libre de distracciones
  • Repasar los antecedentes del cliente y la información relevante
  • Establecer objetivos claros para la conversación
  • Adoptar una postura abierta y receptiva
  1. Mostrar empatía y apertura

Una actitud empática y abierta es esencial para establecer una conexión con el cliente. Intenta ponerte en su lugar y comprender sus preocupaciones. Escuchar con empatía también implica prestar atención a las emociones y al lenguaje no verbal del cliente.

  1. Hacer preguntas abiertas y claras

Las preguntas abiertas permiten al cliente expresarse libremente y proporcionar información detallada. Formular preguntas claras y concisas fomenta la comunicación fluida y facilita la obtención de información relevante.

  1. Parafrasear y resumir

Parafrasear y resumir lo que el cliente ha dicho demuestra que estás escuchando y te ayuda a confirmar que has comprendido correctamente la información. Esto también brinda la oportunidad de aclarar posibles malentendidos.

  1. Evitar juicios y asunciones

Es fundamental evitar juicios y asunciones prematuras durante el proceso de auditoría. Escuchar de manera objetiva y mantener la mente abierta permite obtener una visión más precisa de la situación.

  1. Tomar notas

Tomar notas durante la conversación ayuda a retener información importante y facilita la revisión posterior. Sin embargo, es crucial no permitir que el acto de tomar notas interfiera con la capacidad de escuchar activamente.

La escucha activa es una habilidad esencial en la auditoría, ya que permite a los auditores identificar preocupaciones, obtener información valiosa y establecer relaciones sólidas con sus clientes. Al mejorar y aplicar la escucha activa de manera efectiva, los auditores pueden aumentar la calidad y eficiencia de sus trabajos y generar confianza en sus clientes.

 
Aviso Cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.

× Progressive Web App | Add to Homescreen

Para instalar esta Web App en su iPhone/iPad presione el ícono. Progressive Web App | Share Button Y luego Agregar a la pantalla de inicio.

Desconectado