Por: CP Iván Rodríguez. Colaborador de Auditool.

Existe una estrecha relación entre la auditoría y el gobierno corporativo en las organizaciones que cuentan con estas instancias, que buscan asegurar la integridad, transparencia y eficiencia en la gestión y los resultados. Actúan de manera complementaria y comparten ciertos objetivos y herramientas. No obstante, conservan su independencia y ello permite que la auditoría pueda, desde la órbita de su competencia, evaluar el gobierno corporativo.

Dentro de los elementos en común que tienen la auditoría y el gobierno corporativo, se encuentran:

Objetivos empresariales:

El gobierno corporativo es responsable de establecer mecanismos y políticas para que la gestión de la empresa se lleve a cabo de manera responsable y ética, además de garantizar una adecuada rendición de cuentas a los accionistas y otras partes interesadas. La auditoría, por su parte, busca asegurar que la información de la empresa sea precisa, objetiva e íntegra y así, proporcione una base confiable para la toma de decisiones. Comparten entonces criterios de transparencia y responsabilidad:

Actividades de evaluación

El Gobierno Corporativo, mediante la Junta Directiva y los Comités adelanta la supervisión y control de la gestión empresarial, buscando que las estrategias y operaciones estén alineadas con los intereses de los socios o accionistas. En ese sentido, supervisan el trabajo de los auditores, buscando que sus prácticas sean adecuadas y efectivas.

La auditoría, en cumplimiento de sus labores, evalúa de manera independiente los estados financieros de la empresa (si es auditoría externa), proporcionando una opinión sobre su veracidad y conformidad con las normas contables. También revisa y evalúa los procesos y controles internos, identificando riesgos y proponiendo mejoras para la eficiencia operativa y la prevención de fraudes (si es auditoría interna).

Gestión de Riesgos:

Frente a los riesgos que pueden afectar la operación y los resultados de una organización, el gobierno corporativo establece políticas y estrategias para gestionarlos, de manera que se asegure la sostenibilidad y viabilidad a largo plazo y se fomente la confianza y la lealtad de empleados, socios y terceros.

El área de auditoría, al ejercer su función, evalúa los diferentes riesgos (financieros, operativos, de cumplimiento, etc) y proporciona recomendaciones para su prevención, control y mitigación. Mediante sus informes, proporciona confianza a los inversores, acreedores y otros terceros interesados en relación con la situación financiera y operativa de la empresa.

Cumplimiento Normativo:

En relación con este tema, el gobierno corporativo establece un marco de cumplimiento que orienta a la empresa en el respeto y la debida atención de las leyes y regulaciones aplicables, mediante la promoción de una cultura de cumplimiento y ética. La auditoría busca asegurar que la empresa cumpla con las normativas contables y regulatorias, toda vez que los incumplimientos pueden dar origen a multas, sanciones y daños reputacionales.

Ahora bien, en virtud de su independencia y conocimiento, la auditoría puede realizar su labor de manera objetiva, proporcionando a la alta dirección observaciones sustentadas e imparciales de los procesos de gobierno, gestión de riesgos y control interno. Con base en los hallazgos, recomienda acciones y cambios para mejorar procesos y resultados y efectúa el seguimiento a su implementación.

Los auditores suelen tener un profundo aprecio por la importancia de una gobernanza sólida, que conjugada con una comprensión profunda de los sistemas y procesos del negocio, facilita sus observaciones y recomendaciones para ayudar a sus organizaciones a tener éxito. De ahí que en sus evaluaciones se consideren los procesos de gobernanza, gestión de riesgos y control que contribuyen a alcanzar los objetivos estratégicos en la empresa, en todo caso sin asumir responsabilidad de gestión.

Es así como se da una de las diferentes interacciones entre la auditoría y el gobierno corporativo, que consiste en la evaluación del cumplimiento, por parte de las empresas, de los estándares y mejores prácticas en términos de gobernanza, entre los que se cuentan aspectos tales como la composición y la eficacia de la junta directiva, la transparencia y la oportuna divulgación de información financiera y operativa, la apropiada gestión de riesgos, la práctica de la ética empresarial y el cumplimiento normativo. Esto es lo que se denomina auditoría de gobierno corporativo.

Este es un tema de importancia actual debido a la creciente atención de empleados, socios y terceros interesados en la transparencia de la información y actuación de las organizaciones, que finalmente se refleja en la rendición de cuentas, como evidencia de una gestión responsable. Teniendo en cuenta que el gobierno corporativo hace referencia a las estructuras y procesos mediante los cuales se dirigen y controlan las empresas, los principales elementos que se consideran en una auditoría al gobierno corporativo, son:

  • Composición de la junta directiva: La auditoría debe evaluar la independencia, diversidad, competencia y experiencia que posean los miembros de la junta con el propósito de determinar su idoneidad y beneficio para la organización.
  • Divulgación de informes: Consiste en la revisión de la transparencia, calidad y contenido de la información financiera y no financiera que divulga la empresa, lo cual incluye, entre otros asuntos los informes financieros, informes de sostenibilidad y otros reportes relevantes, según la jurisdicción donde se opere.
  • Gestión de riesgos: Principalmente se evalúan las políticas y prácticas que emplea la empresa en su gestión de riesgos, en sus actividades de identificación, evaluación y mitigación de riesgos de manera efectiva.
  • Temas de ética y cumplimiento: Se orienta principalmente a la revisión de las políticas y prácticas con que cuenta la organización, con el propósito de ver si se ajustan a atender disposiciones de ética empresarial, cumplimiento normativo y prevención de conflictos de interés, principalmente.
  • Participación de socios y accionistas: Corresponde a la evaluación de los mecanismos de participación de socios y accionistas en la toma de decisiones corporativas y en el ejercicio de sus derechos.
  • Mecanismos de compensación: La auditoría debe evaluar la manera en que la organización compensa a los ejecutivos y su relación con los intereses a largo plazo de la empresa y sus accionistas.

Una auditoría de gobierno corporativo puede llevarse a cabo por firmas de auditoría externa, o mediante comités de auditoría dentro de las propias empresas, siempre manteniendo presente que el objetivo principal de esta evaluación es fortalecer las prácticas de gobernanza en las empresas en su jurisdicción, en la búsqueda de mejorar su desempeño financiero y su reputación en el mercado.


CP Iván Rodríguez - CIE AF

Auditor y consultor, diplomado en Alta Gerencia de Seguros y Derecho de Seguros. Especialista en Dirección Financiera y Desarrollo Organizacional, diplomado en Gerencia de la Calidad. Contador público (CP) de la Pontificia Universidad Javeriana con 20 años de experiencia en diversas empresas. Tiene amplia experiencia en la elaboración y ejecución de auditorías y revisorías fiscales. Dirección y ejecución de asesorías, consultorías y capacitaciones. Colaborador de Auditool.

Bogotá D.C., Colombia.

Aviso Cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.

× Progressive Web App | Add to Homescreen

Para instalar esta Web App en su iPhone/iPad presione el ícono. Progressive Web App | Share Button Y luego Agregar a la pantalla de inicio.

Desconectado