Por: CP Iván Rodríguez. Colaborador de Auditool.

En el entorno económico y social de muchos países, las empresas familiares forman parte fundamental, toda vez que representan una proporción importante de los negocios. Este tipo de empresas cuenta con ciertas flexibilidades en su estructura organizativa además de una cultura organizacional sólida; sin embargo, enfrentan desafíos particulares en temas de gobernanza y gestión. Es allí donde la auditoría se constituye en una herramienta esencial que contribuye a garantizar la transparencia, la responsabilidad y la sostenibilidad a largo plazo. Una mirada con más detalle de las empresas familiares pone de manifiesto que en esta estructura organizacional hay una particular combinación de fortalezas y debilidades, que pueden apreciarse así[1]:

Fortalezas

  • Compromiso y dedicación de la familia como propietarios a largo plazo
  • Conocimiento y continuidad a través de la transmisión de la experiencia a la siguiente generación
  • Fiabilidad, reputación y orgullo del negocio y sus productos/servicios respaldados en el apellido o nombre familiar
  • Toma de decisiones generalmente rápida y capacidad para reaccionar oportunamente en asuntos críticos

Debilidades

  • Estructuras de gestión informales
  • Mecanismos de supervisión y control potencialmente ineficaces
  • Desalineación de los incentivos entre los miembros de la familia que da lugar a conflictos familiares (por ejemplo, miembros de la familia activos en el negocio frente a accionistas pasivos)
  • Posible falta de disciplina en ausencia de gobernanza formal

La anterior revisión puede permitirle a un buen auditor aprovechar este conjunto de circunstancias, con el propósito de efectuar recomendaciones en beneficio de la empresa, por ejemplo:

Ausencia de políticas y procedimientos formales

Esta situación que se constituye en una debilidad de control toda vez que es difícil contrastar ciertas decisiones adoptadas frente a un parámetro de control, lo que dificulta los mecanismos de supervisión, además de promover falta de rigurosidad al ejecutar algunos procedimientos.

Un buen auditor deberá recomendar que se diseñen e implementen políticas y procedimientos formales, sin descuidar la ágil toma de decisiones y la capacidad de reaccionar rápidamente a asuntos críticos, establezcan parámetros de control y de actuación que puedan supervisarse.

 Mecanismos informales de gestión

La mayoría (cuando no la totalidad) de las decisiones gerenciales suelen ser asumidas por uno o pocos miembros de la familia, sin mecanismos de control, en ambientes informales y en ocasiones sin posibilidad de ser estudiadas o discutidas.

La recomendación natural y obvia es la creación y puesta en marcha de estructuras de gestión formales (junta, comité, etc) con decisiones debidamente aprobadas por las instancias respectivas y apropiadamente documentadas. En cuanto las circunstancias así lo aconsejen, debería recibirse asesoría o acompañamiento externo, por parte de personas versadas en los temas que sean relevantes. En todo caso, debe aprovecharse la normal disposición de los miembros de la familia a trabajar más duro, con mayor compromiso y su intención de reinvertir las ganancias en el negocio para el crecimiento a largo plazo

Estos son solo unos ejemplos de la actuación de un auditor en una empresa familiar. Sin embargo, la importancia de la auditoría trasciende estas circunstancias. Teniendo en cuenta que en muchas empresas familiares, la propiedad y la gestión están estrechamente vinculadas, esta situación puede dar lugar a conflictos de interés y a la falta de transparencia. En ese sentido la actuación independiente de la auditoría ayuda a mitigar estos riesgos al proporcionar una evaluación imparcial de los estados financieros y las operaciones de la empresa.

Hay que considerar también la vulnerabilidad a fraudes internos. Si bien el propósito final de la auditoría no es la detección de fraudes, un auditor independiente si puede identificar debilidades en los controles internos y recomendar mejoras, de manera que se pueda mitigar el riesgo de fraude, así como prevenir y detectar errores.

Otra de las preocupaciones habituales en las empresas familiares es la planificación de la sucesión. Sobre este tema, la auditoría puede contribuir de manera significativa al facilitar una visión clara y precisa en relación con la situación financiera de la empresa, que es un insumo vital para la planificación de la transferencia de la propiedad y la gestión a la siguiente generación. Los auditores no solo revisan los estados financieros, ya que por su conocimiento y experiencia también pueden evaluar la eficiencia de las operaciones y la gestión. Sus recomendaciones pueden ayudar a mejorar procesos y sistemas, lo que contribuye a garantizar la sostenibilidad de la empresa.

Sin embargo, los auditores deben enfrentarse a situaciones como las siguientes al abordar su trabajo en empresas familiares:

  • Resistencia al Cambio: Las empresas familiares podrían ser reacias a aceptar cambios recomendados por los auditores, particularmente si dichos cambios afectan costumbres o prácticas que se han seguido por largo tiempo o que involucran a miembros de la familia que ocupan posiciones directivas.
  • Confidencialidad: Mantener la confidencialidad es un asunto sensible, puesto que la información financiera y operativa de las empresas familiares no siempre es conocida por todos los miembros de la familia. En situaciones de fraude o sospecha de fraude, el tema debe manejarse con especial cautela para evitar interferencias en el proceso.
  • Conflictos de Interés: Toda vez que suele haber estrechas relaciones entre la composición familiar y las estructuras de propiedad y de gestión, los auditores deben manejar cuidadosamente los posibles conflictos de interés que puedan surgir o evidenciarse al efectuar sus evaluaciones e implementar sus recomendaciones.

No obstante que para un auditor, asumir el reto de evaluar una empresa familiar representa un desafío, es una enriquecedora experiencia. Las recomendaciones sugeridas por auditores independientes pueden contribuir de una manera significativa al éxito y sostenibilidad a largo plazo de una empresa familiar. Para la familia es vital reconocer la importancia de la auditoría y de esta manera se facilite trabajar en conjunto para fortalecer la operación y los resultados financieros.

[1] Basado en: Relevance and use of Internal Audit Function in Family Business


CP Iván Rodríguez - CIE AF

Auditor y consultor, diplomado en Alta Gerencia de Seguros y Derecho de Seguros. Especialista en Dirección Financiera y Desarrollo Organizacional, diplomado en Gerencia de la Calidad. Contador público (CP) de la Pontificia Universidad Javeriana con 20 años de experiencia en diversas empresas. Tiene amplia experiencia en la elaboración y ejecución de auditorías y revisorías fiscales. Dirección y ejecución de asesorías, consultorías y capacitaciones. Colaborador de Auditool.

Bogotá D.C., Colombia.

Aviso Cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.

× Progressive Web App | Add to Homescreen

Para instalar esta Web App en su iPhone/iPad presione el ícono. Progressive Web App | Share Button Y luego Agregar a la pantalla de inicio.

Desconectado