Fraude en los estados financieros para ocultar otro

facebook Share on Facebook

Usar un fraude para ocultar otro

En cada uno de los casos que he cubierto en las últimas columnas, el único fraude consiste en alterar los registros. Pero en otros casos, los estafadores cometen fraude en los estados financieros como un acto secundario que tiene la finalidad de ocultar fraudes primarios. Cuando una empresa paga sobornos ilegales, normalmente esconde estos sobornos en algún lugar de sus estados financieros, clasificando erróneamente los gastos en una de las categorías de gastos operativos legítimos del negocio. En esta columna exploraré algunos casos recientes en los que la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés) tomó medidas coercitivas contra compañías por violar la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA) en relación con el pago de sobornos a funcionarios gubernamentales fuera de los EE.UU. para satisfacer así sus intereses empresariales.

Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA)

La FCPA, que el Congreso aprobó en 1977, penalizaba los sobornos que las empresas y los individuos de los Estados Unidos pagaban a funcionarios gubernamentales extranjeros. El Departamento de Justicia de los Estados Unidos investiga denuncias de pagos ilegales de sobornos. Otra parte de la FCPA requiere que una empresa pública mantenga libros y registros que reflejen con exactitud las transacciones de la compañía, es decir, para que los sobornos no se entierren en algún lugar de los estados financieros de la compañía. La SEC investiga esta disposición de la FCPA, junto con una parte relacionada que requiere controles internos adecuados.

Ding dong, Avon llamando

El caso de Avon Products Inc. es un excelente ejemplo de cómo una empresa puede ocultar sobornos en los estados financieros. Avon recientemente accedió a pagar $135 millones de dólares cubrir los cargos de que un afiliado pagó sobornos a funcionarios del gobierno chino. La SEC pudo investigar porque los estados financieros de la filial china fueron incluidos en las declaraciones consolidadas de la matriz con sede en los Estados Unidos.

Según la denuncia de la SEC, la filial de Avon pagó aproximadamente $8 millones de dólares en sobornos a funcionarios del gobierno chino entre 2004 y 2008, lo que le permitió a la compañía ganar unos $53 millones de dólares en ganancias. (Esta es la cantidad de restitución que Avon aceptó.)

Una de las muchas razones por las que Avon sobornó a los funcionarios chinos fue que le otorgaran la primera licencia de ventas directas del país en marzo de 2006; ninguno de los competidores de la compañía recibió licencias antes de diciembre de 2006.

Avon también pagó sobornos para permitir una “política de sanción cero” - como la compañía lo llamó - para reducir o eliminar posibles multas contra la empresa y para evitar la cobertura mediática negativa.

Avon sobornó a funcionarios chinos de las siguientes maneras, cada uno con vínculos evidentes donde Avon clasificaría los sobornos en los estados financieros:

  1. Los empleados de Avon incurrieron en 9,600 gastos de comida y entretenimiento por un total de $1.65 millones para funcionarios del gobierno.
  2. Avon proporcionó al menos 1,7 millones de dólares de sus productos a funcionarios del gobierno, además de otros 400,000 dólares en regalos, incluyendo entradas para el torneo de tenis Open de China.
  3. Los empleados de Avon pagaron aproximadamente $1 millón en viajes para funcionarios chinos. Durante varios de estos supuestos viajes de negocios poco o ningún negocio tuvo lugar. (En un caso, Avon gastó $328,000 por tres a cinco días de viaje para que más de 200 funcionarios del gobierno visitaran la propiedad de Avon en Guangzhou, o visitaron las instalaciones por sólo medio día y recorrieran zonas de recreo en el sur de China para el resto del viaje.)
  4. Avon pagó $1.5 millones en sobornos a vendedores y consultores - una forma fácil de ocultar sobornos - con el entendimiento de que estas partes usarían los fondos para pagar a los funcionarios del gobierno.

Numerosas categorías más pequeñas constituyen el resto de cómo Avon proporcionó los $8 millones a funcionarios chinos y donde probablemente registró los sobornos en sus estados financieros.

El gobierno de Estados Unidos se enteró del fraude cuando Avon, después de alguna discordia interna, eventualmente reportó las violaciones a la SEC. Según informes, la empresa cooperó significativamente con las autoridades durante la investigación. De no haber hecho esto, la pena de $135 millones podría haber sido mucho mayor.

Neumáticos, productos químicos e instrumentos científicos

Desafortunadamente, el caso de Avon no es el único caso reciente en el que la SEC fue tras una empresa por reportar incorrectamente - y por contar con controles internos muy pobres sobre - sobornos.

Goodyear. Una subsidiaria de The Goodyear Tire & Rubber Company pagó $1.4 millones de dólares en sobornos a los funcionarios del gobierno en Angola de 2007 a 2011. La filial ocultó los sobornos falsamente al marcar el costo de los neumáticos adicionando carga falsa así como costos de compensación de aduanas a los precios de factura, lo que hizo parecer como si estuviera pasando estos costos a los clientes. A medida que la filial vendía neumáticos, contabilizó los costos falsos en una cuenta de pasivo -porque los clientes no los pagaban- que luego se reduciría al pagar sobornos a los funcionarios. Al final, la filial clasificó sobornos como cargos de flete en la cuenta de resultados.

Bio-Rad. De 2005 a 2009, una filial con sede en Singapur de Bio-Rad Laboratories Inc. pagó $2.2 millones de dólares en sobornos a funcionarios gubernamentales en Vietnam a través de agentes o distribuidores (es decir, Bio-Rad no pagó directamente ninguno de los sobornos). Bio-Rad clasificó los sobornos como comisiones, honorarios de publicidad o cuotas de capacitación en función del tipo de servicio que el agente o distribuidor supuestamente proporcionó.

Bruker. Cuatro filiales chinas de Bruker Corporation pagaron $231,000 dólares en sobornos de 2005 a 2011 a empleados de entidades estatales en China. Los cuatro afiliados proporcionaron viajes para funcionarios chinos. Estos viajes de ocio en Noruega, Estados Unidos, Suecia, Francia, Alemania, Suiza e Italia típicamente precedieron a las reuniones de negocios legítimas.

Además, un afiliado proporcionó sobornos bajo “cooperación de investigación” y acuerdos de “colaboración”. Bajo los 12 acuerdos sospechosos, las empresas estatales supuestamente debían proporcionar investigación sobre los productos Bruker. Pero Bruker no especificó las entregas en los acuerdos y las empresas estatales no entregaron ningún servicio. A veces, la empresa celebró estos acuerdos directamente con funcionarios del gobierno chino en lugar de empresas estatales.

Los sobornos permitieron a Bruker generar ganancias de más de $1.7 millones. En todos los casos, la empresa clasificó incorrectamente los sobornos como gastos legítimos de negocios y marketing en sus estados financieros.

¿Qué pasa con el arreglo de las finanzas?

Curiosamente, las empresas rara vez exponen los estados financieros después de descubrir sobornos ocultos. Normalmente, cuando una organización identifica el fraude en los estados financieros, al menos si es una empresa pública, reformula las declaraciones afectadas para reflejar con precisión las transacciones y actividades de la compañía. Sin embargo, usted tendría dificultades para encontrar una reformulación para informar con precisión el pago de sobornos. De hecho, los únicos casos de soborno en que las empresas han reexpresado las finanzas son aquellos en los que también encontró otros fraudes.

Entonces, ¿por qué la SEC no requiere que las compañías reexpresen estados financieros incorrectos? Tengo algunas teorías:

  1. Materialidad: Tan malo como el soborno suena, el efecto de la clasificación errónea de estos sobornos en los estados financieros impacta raramente de manera material en las declaraciones. Incluso en el caso Avon, $8 millones de dólares de sobornos durante cinco años fiscales serían extremadamente irrelevantes para los estados financieros consolidados de la compañía.
  2. Reclasificación: En casi todos los casos de soborno, el efecto de corregir los estados financieros equivaldría a nada más que una reclasificación de una categoría de gasto a otra. La clasificación errónea rara vez afecta los beneficios o la situación financiera general de la empresa.
  3. Liquidación: Un impacto mucho más importante en los estados financieros de una compañía ocurre después de una investigación de soborno y un acuerdo, como en el caso de Avon. En consecuencia, las autoridades normalmente se satisfacen cuando las empresas revelan por separado el importe de una liquidación (y, si es significativo, de los costos incurridos por la empresa en la investigación del asunto) en el período en que ocurre, lo que podría ser varios años después de la infracción subyacente.

Ocultar el crimen subyacente

En cada uno de los casos aquí, la falsedad intencional de los estados financieros fue secundaria al principal delito de pagar sobornos. La mayoría de las compañías cometen fraudes de información financiera para falsificar los ingresos, los beneficios o la situación financiera de una empresa. Sin embargo, cuando las organizaciones sobornan a funcionarios, a menudo su objetivo es ocultar los crímenes subyacentes. En futuras columnas, exploraré otros usos del fraude en los informes financieros como un acto secundario utilizado para ocultar otros crímenes.

 

Gerry Zack, CFE, CPA, CIA

Gerry Zack, CFE, CPA, CIA, es director gerente de la práctica de Forense Global de BDO Consulting, en la que presta servicios de asesoramiento e investigación de riesgo de fraude. También es el presidente de la Junta de Regentes de 2015 de la ACFE y miembro de la facultad de la ACFE.
El anterior artículo cuenta  con la autorización original de la Revista de Fraude de la Asociación de Examinadores de Fraude Certificados,ACFE Capítulo México, donde se realizó la publicación primaria, y se autorizó su publicación en www.auditool.org

Imprimir Correo electrónico