Mantente actualizado de lo que pasa en el mundo de la Auditoría y el Control Interno
REGÍSTRATE GRATIS EN NUESTRO BOLETÍN

Search SEO Glossary
plg_search_docman
Search - Content

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Las áreas de contabilidad parecen ser las más propensas a sufrir situaciones de riesgo, ya que dependen de la actividad subjetiva del contador y su tratamiento es complejo.

Así lo afirma la Anti-Fraud Collaboration (Colaboración Anti-fraude), cuyo objetivo es el de prevenir y detectar las situaciones de fraude en una empresa, especialmente en el manejo de información financiero, a través de campañas de concientización y educación a cerca del buen manejo de la información financiera (Anti-Fraud Collaboration, sitio web). Este tipo de información es especialmente susceptible a situaciones de fraude, pues su manejo debe darse de manera meticulosa y, por lo tanto, muchas veces ocurren fallos en los que se omite información o esta es errada.

Así mismo, la Anti-Fraud Collaboration hace una serie de recomendaciones a cerca los retos que se deben asumir desde el ejercicio de la auditoría interna, para el buen manejo de los reportes financieros. Estas recomendaciones se reunieron bajo el reporte titulado Addressing Challenges for Highly Subjective and Complex Accounting Areas. Este documento surgió del en el que se hacía un análisis de los casos de varias compañías que generan un autoinforme a la SEC (Securities and Exchange Commission), con el objetivo de contribuir en las investigaciones de esta última, durante el período comprendido entre el 2013 y el primer trimestre del 2015. De esta revisión surgieron cerca de 40 casos de ICFR (Internal Control over Financial Reporting o Control Interno sobre los Informes Financieros) en los que se aplicaron medidas de evaluación y de esta manera se analizaron las falencias que habían tenido para poder generar un documento que reuniera recomendaciones para los problemas encontrados. El reporte evidenciaba entonces una problemática en las empresas que fueron objeto de estudio en las áreas de: reconocimiento de ingresos, el deterioro de préstamos y la valoración (Tysiac, K., 2017).

Este reporte presenta una breve introducción en la que se presenta la problemática acerca del riesgo al que están expuestos los reportes de Información Financiera y así, exponer la constante atención que se le debe prestar a aquellas áreas que manejan este tipo de información, para evitar inconvenientes de fraude en ellas. Los esfuerzos deben estar encaminados hacer correcciones y revisiones de los estados financieros de la empresa, un análisis de las tendencias de desempeño y el uso de herramientas TIC en la detención y prevención de estas problemáticas. Es importante que la administración tome acciones frente a estas malas prácticas, para de esta manera mitigar los efectos que dicha información mal tratada, puede generar sobre el desempeño económico de las empresas. En este mismo apartado, se plantean unas preguntas que permiten guiar la supervisión de la que se habla en la introducción, es así como se pone en cuestionamiento: ¿Qué áreas de contabilidad están bajo estrés?, ¿Cuál es la política contable de la empresa y de qué forma se documenta?, ¿Existe mecanismos de evaluación de dichas políticas?, ¿El personal de contabilidad está preparado para las tareas que se le asignan (es decir, ¿conoce el protocolo de los Informes Financieros?), finalmente, ¿Qué tipo de supervisión se ejerce sobre los contadores encargados de estas áreas?. De estas preguntas surgen los tópicos principales sobre los que la Anti-Fraud Collaboration hace las recomendaciones: 1. Perspectivas de los reguladores, 2. La importancia de las políticas contables en la empresa, 3. Consideraciones acerca de los ICFR y 4. Desafíos en el manejo del personal de contabilidad (Anti-Fraud Collaboration, 2017).

Avanzando hacia el segundo apartado, se tiene entonces el primer tópico: la perspectiva de los reguladores, de allí, se contó con la participación de representantes del Grupo Fraud de la SEC, que es una de las agencias que se cargan de atender situaciones de fraude en estas áreas de contabilidad y que permitía dar cuenta del tratamiento que se ha venido dando a esta problemática, así como las nuevas perspectivas que llevan a soluciones más efectivas. En el apartado 2. Acerca de las políticas de contabilidad, se planteó algo interesante: aunque no es posible eliminar la subjetividad y la complejidad propias de las áreas de contabilidad, sí es posible plantear un ejercicio organizado de la misma, a través de controles efectivos y procesos rigurosos que permita guiar toda la actividad contable. Continuando, en el apartado 3, a cerca del manejo de los ICFR, se establece que la supervisión de estos reportes mucho tiene que ver con el acompañamiento que el auditor interno haga sobre ellos, pues estos profesionales están capacitados para detectar errores en los mismos. Respecto al 4. Desafíos en el manejo del personal, se hace un perfil que debe ser el demandado para manejar aquellas áreas de contabilidad complejas, también para la auditoría interna y externa. Lo que más se recalcó fue a cerca de las fortalezas que debían presentar en los procesos de pensamiento, pensamiento crítico, toma de decisiones, obtención de información, desarrollo de puntos de vista, pensamiento propio y su curiosidad (Anti-Fraud Collaboration, 2017).

Finalmente, y abarcando todas estas inquietudes, la Anti-Fraud Collaboration hace las siguientes recomendaciones:

  • Las políticas contables deben ser clave a la hora de supervisar la actividad contable de la empresa, estas deben adaptarse a la Guía de contabilidad técnica y ser supervisadas por los administradores. Estas políticas además deben ser claras para todo el personal de la empresa, para evitar confusiones.
  • Además de lo anterior, las políticas contables deben ser actualizadas y adaptadas según sea el caso, con el fin de mantener actualizada la actividad contable.
  • Debe exigirse un manejo de la Información Financiera detallado y exacto, ya que cualquier cambio pequeño puede generar un impacto mayor a largo plazo.
  • Los ICFR son esenciales para detectar cualquier falencia en el área de contabilidad que pueda generar un riesgo de fraude en la empresa. Debe hacerse una evaluación juiciosa de estos reportes y el auditor interno será clave en esta tarea.

Bibliografía

Anti-Fraud Collaboration. (2017). Addressing Challenges for Highly Subjective and Complex Accounting Areas. En línea, disponible en: http://thecaq.org/sites/default/files/addressing_challenges_highly_subjective_complex_accounting_areas.pdf 

Anti-Fraud Collaboration. About. En línea, disponible en: http://www.antifraudcollaboration.org/about/ 

Tysiac, K. (2017). How to improve fraude controls in complez accounting areas. Journal of Accountancy. En línea, disponible en: http://www.journalofaccountancy.com/news/2017/mar/fraud-controls-in-complex-accounting-areas-201716236.html 


Regístrese para que pueda comentar este documento

Auditool.org

Como miembro de Auditool accedes a Cursos Virtuales de Auditoría y Control Interno CPE, y a una completa Caja de Herramientas de Auditoría, permitiendo mejorar las habilidades de los Auditores, ahorrando tiempo y recursos, y creando y protegiendo valor en las organizaciones.

📰 SUSCRÍBETE EN NUESTRO BOLETÍN

Mantente actualizado de los que pasa en el mundo de la Auditoría y el Control Interno. 

lateralG3.2