Mantente actualizado de lo que pasa en el mundo de la Auditoría y el Control Interno

REGÍSTRATE GRATIS EN NUESTRO BOLETÍN

ISSN IMPRESO: 2665-1696 - ISSN ONLINE: 2665-3508

Search SEO Glossary
plg_search_docman
Search - Content

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Escoger un empleado es todo un reto corporativo, dado que todo aquel que se vincula como trabajador es en cierta medida un asociado más, que en el mejor de los escenarios ayuda al fortalecimiento empresarial. Sin embargo, la contratación del empleado incorrecto puede ser la peor pesadilla corporativa.

La mayoría de los procesos de selección están enmarcados en las habilidades y cualidades técnicas que se requieren para ejecutar la labor. La lista de condiciones para encontrar el empleado ideal es compleja y en algunas ocasiones difícil de lograr en su totalidad, de ahí que cuando un potencial empleado cumple con al menos el 80% de los requisitos técnicos muy posiblemente será contratado. El inventario de actitudes y/o condiciones que busca una organización es amplio, pero entre las más comunes se encuentra la multifuncionalidad, conectividad, empatía, experticia, creatividad, tolerancia, compromiso y colaboración. Obviamente, también está el grupo de las condiciones técnicas que el empleado debe cumplir como ser buen matemático, escribir 60 palabras por minuto, analizar grandes bases de datos, entre otros.

Sin embargo, la búsqueda del empleado ideal puede convertirse en la contratación de un nuevo problema llamado perpetrador. Las cualidades técnicas y habilidades de un defraudador y un buen empleado no difieren en mucho. Incluso, ambos poseen las mismas condiciones y calidades que los destacan en lo que saben hacer.

Un perpetrador es inteligente, bien conectado, experto, comunicativo, creativo, comprometido y altamente colaborador. Su capacidad de trabajar bajo presión y la alta tolerancia al riesgo y frustración son admirables. Su aparente servilismo y falso amor por los demás lo convierten en el líder que quizás en el pasado la administración de la empresa estaban ansiosos por tener.

La clave está en los valores. Sólo los valores hacen la diferencia entre contratar un buen empleado y un abusador; sin embargo, en muchos requerimientos de personal los valores no se contemplan. La educación en valores proviene desde la familia o el hogar donde el individuo recibe permanentemente información que de alguna manera forja su comportamiento, lo cual se refleja obviamente en su adultez. Es por ello que cuando se contrata a un nuevo empleado es más importante determinar si los valores que ésta persona trae desde su infancia están alineados con los valores de la corporación, allí encontrará la verdadera diferencia entre el cielo y el infierno del empleado ideal.

No se preocupe por lo técnico, ya que hoy en día la oferta educativa es amplia y accesible. Aprender a usar el teclado, analizar bases de datos, archivar y otras actividades son insignificancias frente a lo que realmente importa, el ser humano.

Mejore su proceso de selección de personal. Escoja dos o tres valores que identifiquen su empresa, elija un método de evaluación de personal que le permita analizar sus valores con los potenciales empleados y por último indague en el adiestramiento técnico.

Caminar de la mano con un empleado es fácil si ambos están mirando hacia el mismo horizonte y poseen las mismas intenciones. Todo depende de cómo se recluta y se contrata el personal. Como se dice en el argot popular del amor al odio solo hay un paso, y es el mismo paso que conduce del cielo al infierno al contratar el individuo equivocado. Buena suerte y recuerde contratar sobre valores.

 

 Marta Deise Cadavid Acevedo

Experto Examinador de Fraude (CFE), Especialista Certificado en Anti lavado de dinero (CAMS) y Anti lavado de Dinero y Financiamiento al Terrorismo (AMLCA). Profesional en el área contable egresada de la Universidad de Antioquia con Especialización en Gerencia Financiera y Master en Economía Financiera de la Corporación Universitaria CEIPA

Amplia experiencia profesional y académica en diferentes industrias en el sector real con enfoque en la consultoría de la administración de riesgos de crímenes contra el patrimonio económicos tales como fraude, abuso, narcotráfico, lavado de activos, financiación al terrorismo, corrupción y los demás delitos precedentes de blanqueo de capitales.

Conferencista y conductora de seminarios, desarrolladora de cursos y talleres, y colaboradora en la producción de artículos, todos esto enfocado a la prevención, detección, reporte e investigación de delitos económicos. Colaborador de Auditool.

Medellín, Colombia


Regístrese para que pueda comentar este documento

Auditool.org

Como miembro de Auditool accedes a Cursos Virtuales de Auditoría y Control Interno CPE, y a una completa Caja de Herramientas de Auditoría, permitiendo mejorar las habilidades de los Auditores, ahorrando tiempo y recursos, y creando y protegiendo valor en las organizaciones.

📰 SUSCRÍBETE EN NUESTRO BOLETÍN

Mantente actualizado de los que pasa en el mundo de la Auditoría y el Control Interno. 

lateralG3.2