Mantente actualizado de lo que pasa en el mundo de la Auditoría y el Control Interno

REGÍSTRATE GRATIS EN NUESTRO BOLETÍN

ISSN IMPRESO: 2665-1696 - ISSN ONLINE: 2665-3508

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

La emergente tecnología además de traer un sinfín de beneficios, ha unido al mundo con diversos medios de interacción entre personas, sin importar la distancia, lo cual tiene varios puntos a favor: la información se propaga con rapidez -casi inmediata-, contactamos instantánea y fácilmente a la gente por más lejos que se encuentre, nos permite mantenernos actualizados, consultar datos y dudas que surjan en relación con un tema; en fin, podemos decidir entre invertir los ratos de ocio inmersos en internet para resolver cuestiones personales, estudiar o simplemente dedicarnos al esparcimiento.

Sin embargo, el conjunto de redes sociales nos ha llevado a diversificar la práctica de algunas de nuestras habilidades mentales: la atención, la concentración, la percepción y el pensamiento, es decir, atendemos varios asuntos al mismo tiempo, adquirimos lenguajes diferenciados para expresarnos, incorporamos diversas imágenes y símbolos textuales. Todo ello propicia mayores distracciones, encimamos las áreas familiares con las de trabajo o de la escuela, atendemos varias cuestiones de manera simultánea, y este traslape nos provoca estrés.

Apenas hemos terminado de contestar los mensajes del celular, cuando estamos revisando nuestras redes sociales, y nuestra ansiedad aumenta, esperamos respuestas, escribimos de prisa, nuestra mente se encuentra focalizada en varias actividades a la vez. Aunque para muchos otros, esto, más que un problema, puede resultar una oportunidad que les permite atender cantidad de asuntos que envuelven su vida familiar o profesional, no podemos soslayar que la diversificación de los espacios en que nos movemos puede causarnos cuadros de ansiedad.

La intensa vida laboral, el ir y venir cotidiano de un auditor, atender sus responsabilidades, asistir a juntas, planear, procesar, investigar y alternar con cuestiones familiares, provocan traslapes que merman sus capacidades, al verse impactado por la ansiedad. Estas situaciones aunadas a muchas otras preocupaciones que no dejan de afligirnos, y la suma de los pensamientos vagos, evitan la concentración apropiada de nuestros pensamientos y desplazan objetivos relevantes.

Hoy día, la simple acción de seleccionar y leer entre tanta información existente nos puede causar una angustia que nos distraiga. En la medida en que tengamos la capacidad de disminuir el estrés, aumentará nuestra concentración, habilidad que resulta de suma importancia para el investigador.

En los últimos años, el método y la noción del mindfulness han sido retomados por varias disciplinas. Esta técnica busca el bienestar en la vida diaria, mediante la reducción del estrés, evitando el ruido emocional y el exterior que nos impiden mantener la concentración plena en una actividad. El mindfulness o la conciencia plena, nombre que se le ha asignado en español, significa “prestar atención de manera consciente a la experiencia del momento presente con interés, curiosidad y aceptación […] como proceso psicológico, mindfulness, supone focalizar nuestra concentración en lo que estamos haciendo o sintiendo, para ser conscientes del devenir de nuestro organismo y conductas” (Moviñas et al. 2012), es decir, estar atentos, activos y reflexionar sobre el momento actual, de modo que estemos realmente presentes (Vallejo 2006).

En el campo profesional que nos ocupa, el auditor debe enfocar un pensamiento forense en los casos que revisa, y esto significa mantener una actitud abierta, ejercitar la memoria y otros procesos mentales básicos pero indispensables, que nos permiten generar hipótesis, crear posibles teorías, construir los casos y analizar las posibles líneas de investigación; focalizar la atención a la solución del problema, discriminar lo relevante de lo irrelevante y favorecer los procesos del pensamiento.

Cuando uno se encuentra en un estado de distracción es más fácil caer en algún proceso mental negativo que nos impide concentrarnos; por ello, la importancia de mantener la cabeza sin la influencia de prejuicios para evitar tomar decisiones sesgadas, en el análisis y solución de los problemas.

¿Cómo mantener la conciencia plena en las actividades que desarrolla un auditor o investigador forense, quienes por su naturaleza deben procurar aumentar su creatividad y evitar que el estrés o el cansancio logren inhibirlos?

Tendríamos que empezar por reconocer la importancia de mejorar y practicar algunas de nuestras habilidades: la retención, la concentración, la memoria, entre otras; aprender a ejercitar la mente y focalizarnos en la actividad que estamos realizando en el momento presente, lo que varios teóricos señalan como “el aquí y el ahora”. La práctica consciente estimula el desarrollo de la capacidad para observar comportamientos internos y externos, atender cada experiencia que acontezca, adquirir la capacidad de concentración durante largos períodos de tiempo, cambiar el foco de atención voluntariamente, el control de nuestra persona, inhibir pensamientos, sensaciones y sentimientos que pudieran, en un momento dado, influir en nuestras actuaciones. Esto implica observar nuestras acciones momento a momento, percibiendo las experiencias interna y externa, y es esencial que sea una toma consciente.

¿Cuántas veces dejamos ir pensamientos, ideas que nos vinieron a la cabeza y las dejamos pasar sin darles importancia ni conectarlas con nosotros de una manera natural, para poder ser conscientes de nuestras decisiones en torno al suceso que investigamos?

La intención es atender cada caso, cada situación que se nos presente, con una mente abierta y sin prejuicios. Así, el auditor forense debe adoptar la concepción y el procedimiento del mindfulness para aplicarlo en su labor. Durante el desarrollo de la investigación, puede adoptar el mecanismo de los axiomas que Shapiro et al. proponen: 1) Debemos tener la intención como eje rector de nuestro trabajo, pues ésta responde a las preguntas ¿Qué estamos investigando? ¿Por qué lo estamos investigando? y ¿para qué?; 2) prestar atención plena a nuestra labor, experimentar el aquí y el ahora, tener la mente abierta, eliminar cualquier prejuicio, y, sobre todo, evitar trabajar con la conciencia en modo automático y distraernos en pensamientos vagos, sensaciones y sentimientos, o bien en la tecnología que tengamos a la mano; 3) trabajar con una actitud de conciencia explícita nos permitirá analizar la información con un amplio alcance, proyectar un abanico de opciones y tomar decisiones de manera objetiva.

Seguir este camino llevará al auditor forense a una repercepción de los casos que enfrente, en la que tendrá la oportunidad de ver su labor desde la óptica del espectador y replantear su análisis, toma de decisiones y sus conclusiones.

Distraernos mientras realizamos nuestras labores nos impedirá tener el control y conocimiento absoluto sobre la investigación que llevamos a cabo; por esta razón, el mindfulness debe considerarse como una herramienta valiosa que nos orientará a modificar hábitos pasivos, alejar la rutina, y dejar atrás el vivir en un estado de “inconsciencia”. Mantenerse concentrado y atento le atraerá ser más creativo, productivo, retener información por más tiempo, estar alerta ante indicios de situaciones irregulares, actuar prudentemente frente a imprevistos y tomar las mejores decisiones.

Combatir nuestras distracciones, focalizar nuestra atención, trabajar conscientemente son algunas de las tareas que podemos reencauzar y que se reflejarán en resultados óptimos, precisos, positivos y ecuánimes; la persona se sentirá mucho mejor consigo misma, y este nuevo estadio se reflejará en su bienestar individual, familiar y en su calidad de vida, dado que la atención plena implica la conciencia de nuestro ser de manera integral.

 

Dra. Muna D. Buchahin Abulhosn *

CFE, CGAP, CRMA, CFI, MA

Vicepresidenta ACFE-Capítulo México http://acfe-mexico.com.mx/

Fuente: http://www.revistadelfraude.com

(*) Doctora en Derecho y Certified Forensic Interviewer (CFI).

El anterior artículo cuenta  con la autorización original de la Revista de Fraude de la Asociación de Examinadores de Fraude Certificados,ACFE Capítulo México, donde se realizó la publicación primaria, y se autorizó su publicación en www.auditool.org

Bibliografía consultada:

Moviñas, Agustín, Gustavo García y Rafael García. (2012). “Mindfulness (atención plena): concepto y teoría”,Portularia, XII: Extra, Huelva: Universidad de Huelva, pp. 83-89.

Shapiro, Shauna, Linda Carlson, John Astin y Benedict Freedman. (2006). “Mechanisms of Mindfulness”,Journal of Clinical Psychology, 62: 3, Nueva York: Wiley Periodicals, Inc., pp.373-386.

Vallejo, Miguel. (2006). “Mindfulness”, Papeles del Psicólogo, 27: 2, Madrid: Consejo General de la Psicología de España, pp. 92-99.


Regístrese para que pueda comentar este documento

Auditool.org

Como miembro de Auditool accedes a Cursos Virtuales de Auditoría y Control Interno CPE, y a una completa Caja de Herramientas de Auditoría, permitiendo mejorar las habilidades de los Auditores, ahorrando tiempo y recursos, y creando y protegiendo valor en las organizaciones.

📰 SUSCRÍBETE EN NUESTRO BOLETÍN

Mantente actualizado de lo que pasa en el mundo de la Auditoría y el Control Interno.

 

lateralG3.2