Mantente actualizado de lo que pasa en el mundo de la Auditoría y el Control Interno

REGÍSTRATE GRATIS EN NUESTRO BOLETÍN

ISSN IMPRESO: 2665-1696 - ISSN ONLINE: 2665-3508

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

En los últimos años, el fraude en las organizaciones se ha incrementado de forma alarmante, afectando a todo tipo de industrias y sectores, dejando a su paso graves consecuencias financieras, éticas, gubernamentales, sociales y, en muchos casos, de reputación.

Las empresas pierden alrededor del 5% de sus ingresos por año debido al fraude, según La Association of Certified Fraud Examiners (ACFE), la mayor organización mundial de lucha contra este delito; cifra que comparada con el margen de rentabilidad de las organizaciones, muestra una situación preocupante.

Teniendo en cuenta lo anterior, es de vital importancia que todas las organizaciones, sin importar el sector, diseñen e implementen un programa antifraude ajustado a sus necesidades que les permita hacer frente a este fenómeno.

Un programa antifraude le permitirá a una organización:

  1. Identificar debidamente y contar con mecanismos adecuados para identificar y combatir el accionar del crimen organizado y el delito de cuello blanco, frente a los cuales el sistema tradicional de control interno no pueden brindar respuestas efectivas
  2. Contar con documentación que demuestre que han sido atribuidas responsabilidades de antemano, y que se las ha incumplido por las personas a quienes se les encomendaron
  3. Disponer de mecanismos eficientes para contar con información oportuna sobre las presuntas irregularidades que están afectando a la organización. Según ya se ha mencionado, la forma en que más fraudes son conocidos es a través de denuncias. De modo que el arbitrar un medio para recolectar denuncias y otras sospechas de irregularidades y canalizarlas adecuadamente, es también crucial
  4. Tener un monitoreo regular de operaciones y comportamientos inusuales. Que permitirá evaluar la verosimilitud de las denuncias e informes de auditoría que reportan presuntas irregularidades
  5. Haber definido de antemano quien o quienes son las autoridades de la empresa que tienen autoridad para iniciar una investigación, y los criterios a adoptar en cada caso.

 

 Guillermo Casal - Buenos Aires, Argentina

Contador Público y Master en Economía y Administración de empresas en ArgentinaCon más de 35 años actuando en todas las especialidades de Auditoría. Auditor interno, externo, informático y forense. Obtuvo todas las certificaciones del IIA (CIA,CCSA, CFSA, CGAP, CRMA). También la CFE (examinador de fraudes), y la CISA (auditor informático). Dedicado hace quince años a la consultoría y capacitación. Fue colaborador de Luis Moreno Ocampo, ex fiscal penal de la Corte internacional de la Haya, y Stephen Walker, ex agente especial del FBI. Colaborador de www.auditool.org.

 


Regístrese para que pueda comentar este documento

Auditool.org

Como miembro de Auditool accedes a Cursos Virtuales de Auditoría y Control Interno CPE, y a una completa Caja de Herramientas de Auditoría, permitiendo mejorar las habilidades de los Auditores, ahorrando tiempo y recursos, y creando y protegiendo valor en las organizaciones.

📰 SUSCRÍBETE EN NUESTRO BOLETÍN

Mantente actualizado de lo que pasa en el mundo de la Auditoría y el Control Interno.

 

lateralG3.2