Mantente actualizado de lo que pasa en el mundo de la Auditoría y el Control Interno

REGÍSTRATE GRATIS EN NUESTRO BOLETÍN

ISSN IMPRESO: 2665-1696 - ISSN ONLINE: 2665-3508

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Una rápida mirada a la historia de la humanidad y su comportamiento nos permite identificar tres razones primarias que motivan a los seres humanos para actuar de la manera que lo hacen: dinero, sexo y poder.  

Aquellos que cometen actos fraudulentos o desviados del interés común, especialmente líderes del sector privado o público, a menudo combinan dos o tres de los factores mencionados.  

Otro factor a tener en cuenta es que casi siempre las personas que cometen actos fraudulentos tratarán de cubrirse cometiendo más actos fraudulentos. Un empleado que comete fraude contra su empresa tratará de cubrir sus delitos ofreciendo sobornos a los órganos de control interno. Un ejecutivo que busca poder tratará de crear un círculo de incondicionales a su alrededor, dispuestos a “cualquier cosa” con tal de apoyar a su líder. De hecho, los intentos por cubrir un fraude son siempre parecidos, por no decir exactos, a los actos iniciales que se pretenden cubrir. 

Si se analizan los dos elementos de fraude: Motivación y Oportunidad, veremos que los escenarios que permiten cometer el primer fraude también sirven para cometer los fraudes siguientes, encaminados a cubrir el primero de ellos. También es cierto que muy a menudo, los comportamientos desviados en materia de abuso de la posición para obtener dinero por parte de una persona, se repiten en forma de comportamientos abusivos y desviados para acceder a sexo y a poder. 

En consecuencia, se puede afirmar que cuando se detecta uno de los tres comportamientos desviados en términos de abuso de poder, acoso sexual o hurto de dinero, existe una alta probabilidad de hallar los otros dos en el mismo ambiente y relacionados con la misma persona.  

En nuestro trabajo de investigación sobre el perfil de un defraudador, hemos hallado que la persona que comete este tipo de actos, usualmente se encuentra comprometida, sino en los tres, por lo menos en dos de los tres elementos motivadores del fraude. 

No es inusual que las personas comprometidas en eventos de acoso sexual también lo estén en actos de fraude y corrupción, ya sea en el sector privado o en el público. No existe diferencia. 

Algunos de los comportamientos desviados que más comúnmente se presentan asociados con acoso sexual son: Fraude con tarjetas de crédito, estafa, reembolso de gastos ficticios, hurto de efectivo, pago de sobornos, apuestas y falsificación. 

Para aquellos que persiguen el poder a toda costa, los comportamientos asociados que más se observan son: Manipulación de personas, acoso laboral, trato injusto, agresividad, falsas denuncias en contra de colaboradores o empleados. 

Si bien estos comportamientos pueden darnos la clave para evitar un daño mayor cuando son descubiertos a tiempo, solo pueden ser tomados como un indicativo cuya confiabilidad depende de la cantidad de información estadística disponible. Como ocurre con toda la información acerca del fraude, se trata de datos escasos, incompletos y mal repartidos, estadísticamente hablando. De ahí la importancia que tiene para el adecuado manejo de este riesgo la generación de información histórica acerca de cada suceso, independientemente de si éste concluyó en una pérdida económica o no. La falta de un sistema ordenado y completo de reporte de eventos de fraude dificulta la identificación anticipada de señales de alerta, que podrían evitarnos dolores de cabeza y pérdidas tanto económicas como reputacionales. 

No obstante, las conclusiones a las que se puede llegar mediante el análisis de la información parcial que se tiene son de utilidad. Como regla general puede decirse que los comportamientos desviados en material de obsesiones desmedidas por dinero, sexo o poder, casi siempre vienen de la mano con la tendencia a cometer fraudes. Aún si esta correlación solo se da en el 20% de los casos, su oportuna identificación ayudaría a las organizaciones a evitar o descubrir de manera temprana la quinta parte de los fraudes de que pueden ser víctimas. Y esto solo es mucho más de lo que se logra identificar por otros medios que no involucran el análisis del comportamiento de las personas. 

La actitud vigilante y preventiva es mucho mejor que la reacción tardía ante los problemas.

 

 

 

 Alejandro H. Morales T.

ASR Ajustadores de Seguros Ltda - www.asr.com.co

NOTI - INFORMATIVO 220

Medellín – Colombia

Del Autor: Alejandro Morales es Contador Público de la Universidad de Medellín. Especialista en Análisis de Riesgos Administrativos y de Fraude. Colaborador de www.auditool.org 


Comentarios   

0 #1 Jorge mamani quiroz 11-11-2013 17:55
Estoy de acuerdo
La informacion es real y precisa
Toda persona que se deja llevar por la ambicion siempre estara realizando todo tipo de fraude y en busca de personas inocentes para cometer fraudes.
Agradecer por la informacion recibida.

Regístrese para que pueda comentar este documento

Auditool.org

Como miembro de Auditool accedes a Cursos Virtuales de Auditoría y Control Interno CPE, y a una completa Caja de Herramientas de Auditoría, permitiendo mejorar las habilidades de los Auditores, ahorrando tiempo y recursos, y creando y protegiendo valor en las organizaciones.

📰 SUSCRÍBETE EN NUESTRO BOLETÍN

Mantente actualizado de lo que pasa en el mundo de la Auditoría y el Control Interno.

 

lateralG3.2