Identificarse


Mantente actualizado de lo que pasa en el mundo de la Auditoría y el Control Interno

REGÍSTRATE GRATIS EN NUESTRO BOLETÍN

ISSN IMPRESO: 2665-1696 - ISSN ONLINE: 2665-3508

0
Comparte:

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Un significativo proceso en áreas de control y auditoría se ha sumado a la lucha profesional contra los delitos que involucran conductas fraudulentas, y ha sido la incorporación y difusión de técnicas y metodologías forenses en diversas áreas.

En el campo de la auditoría, hasta hace poco, se solía otorgar el mismo tratamiento a las auditorías financieras que a aquellas en las que se detectaban presuntos hechos ilícitos, ya que la formación tradicional de los profesionales se basaba en la aplicación de procedimientos que buscan comprobar la razonabilidad de las operaciones, y no así la sustanciación de procedimientos de naturaleza penal.

Esta situación se traducía en auditorías omisas en aplicación de procedimientos específicos para detección y prevención de fraudes, lo que generaba una fundamentación sólida, a través de los hallazgos, de las observaciones derivadas de las auditorías; pero, falta de elementos sólidos a nivel jurídico para ser presentados como evidencia ante las autoridades persecutorias de delitos.

Lo anterior presupone que los procedimientos de auditoría que se aplican en las últimas no se diferencian de los aplicados en cualquier revisión en condiciones normales, lo que se traducía en lo siguiente:

  • Las auditorías resultaban omisas en la aplicación de procedimientos específicos para detección y prevención de fraudes, ya que en estos casos se requiere de procedimientos de investigación, formalización, etcétera.
  • Las evidencias que arrojaban las auditorías en los casos de presuntos ilícitos, si bien fundamentaban de manera sólida las observaciones de la auditoría, carecían de elementos de solidez jurídica a ser presentada como evidencia ante las autoridades persecutorias de delitos.
  • La formación del personal auditor era esencialmente de Contadores y profesionales con experiencia en la aplicación de procedimientos de auditoría únicamente para comprobar la razonabilidad de las operaciones y no así la sustanciación de procedimientos de naturaleza penal.

Por lo anterior, surge la necesidad de conformar un grupo multidisciplinario que permitiera apoyar las funciones tradicionales de auditoría con cuestiones tales como:

  • Medios de investigación, tanto físicos como tecnológicos utilizados en las auditorías específicas para detección de fraudes.
  • Personal de disciplinas distintas a la auditoría básicamente con habilidades en materia informática, en manejo de denuncias de tipo penal y con enfoques especializados en diversas materias hacia la obtención de evidencia jurídica que dé consistencia a las denuncias que en su caso se llegaran a presentar, ya que en las auditorías forenses se llevan a cabo otras indagaciones que rebasan los procedimientos aplicados en la auditoría tradicional.

Es decir, además de examinar la información proporcionada, en cuanto se hallan indicios de operaciones cuestionables, los auditores forenses realizan investigaciones de gabinete y campo para recabar todo tipo de documentos y elementos que permitan establecer la presunta comisión de un acto ilícito, se profundizan los procedimientos de auditoría, y se aplican técnicas de investigación forense para constatar y documentar presuntos hechos delictivos.

De ser necesario, se utiliza el cómputo forense para analizar y procesar la información contenida en bases de datos, para recuperar de discos duros información destruida o registros que sirven como evidencia de actividades irregulares

La auditoría forense tiene como finalidad la revisión de los procesos, hechos y evidencias para la detección o investigación de actos u omisiones que impliquen alguna irregularidad o conducta ilícita, con el propósito de documentar con pruebas válidas y suficientes, las conclusiones derivadas de los hallazgos mediante la aplicación de técnicas de investigación especializadas, y cuando sea necesario, apoyada en la tecnología y herramienta forense, para reunir los elementos y pruebas contundentes y competentes para acudir a las autoridades ministeriales y/o competentes a denunciar probables irregularidades o hechos delictuosos.

Por lo anterior, la Auditoría Forense es el término que engloba la incorporación de conocimientos y la aplicación de novedosas y probadas técnicas forenses, herramientas de TI, así como otras especialidades distintas de las ramas financieras, como son las legales, psicológicas y criminológicas, con el propósito de crear un nuevo perfil de profesional capaz de detectar de manera oportuna fraudes y delitos. Se utiliza también, en ciertos casos, el Cómputo Forense para el análisis y procesamiento de información contenida en base de datos, recuperación de archivos e información borrado o destruido contenida en discos duros.

Dependiendo del caso concreto, el auditor forense se puede auxiliar en peritos o expertos en diversas áreas, entre otras:

•             Criminalística.

•             Entrevistas.

•             Fotografía.

•             Grafoscopía.

•             Documentoscopía.

•             Lingüística forense.

La auditoría forense engloba procedimientos y técnicas de investigación para obtener todo tipo de documentos y elementos que nos permitan documentar el presunto hecho delictuoso.

Es decir, en estas revisiones, independientemente de las compulsas que se realizan, se validan datos y se cuestiona información derivada de terceros o de fuentes públicas para fortalecer la hipótesis del supuesto; se aplican entrevistas forenses, se procura recopilar información derivada de terceros, fuentes externas y/o públicas, confirmación de supuestos compras, hechos o sucesos entre otros.

Debido a la complejidad para probar un fraude, en estas revisiones de tipo forense los auditores asumen un papel de investigadores, en donde no debemos conformarnos con la información obtenida y analizada en primera instancia, sino ver un escenario más integral; es decir, realizar otro tipo de indagaciones que permitan obtener distintos elementos de prueba, esto es, además de examinar la información proporcionada, en cuanto encuentran indicios de alguna operación o transacción cuestionable, los auditores forenses deben emprender acciones para llevar a cabo investigación de gabinete y campo, profundizar en los procedimientos, y aplicar técnicas de investigación forense que permitan constatar y documentar presuntas irregularidades.

 

Lic. Muna Dora Buchahin Abulhosn
Vicepresidenta de ACFE, Capítulo México

http://www.acfe-mexico.com.mx/

http://www.acfe.com/

Fuente: Revista Contaduría Pública www.contaduriapublica.org.mx del Instituto Mexicano de Contadores Públicos www.imcp.org.mx


Regístrese para que pueda comentar este documento

Auditool.org

Como miembro de Auditool accedes a Cursos Virtuales de Auditoría y Control Interno CPE, y a una completa Caja de Herramientas de Auditoría, permitiendo mejorar las habilidades de los Auditores, ahorrando tiempo y recursos, y creando y protegiendo valor en las organizaciones.

lateralG3.2