Mantente actualizado de lo que pasa en el mundo de la Auditoría y el Control Interno

REGÍSTRATE GRATIS EN NUESTRO BOLETÍN

ISSN IMPRESO: 2665-1696 - ISSN ONLINE: 2665-3508

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

Por: Marco Bonilla. Colaborador de Auditool 

La formación personal, académica y  profesional que el contador público obtiene, le proporciona el perfil necesario para afrontar con capacidad niveles de dirección en las organizaciones, obtenida principalmente por su entrenamiento en Auditoría, que lo hacen despertar hacia un entorno con mayor visión y de manera integral, propia de la gestión gerencial.

La Auditoría en la profesión de la Contaduría Pública se considera como la línea divisoria que separa la concepción teórica llevado a la praxis.  

Es en este punto donde los estudiantes de Contaduría comienzan a entender la importancia de otros saberes, todos vistos en su carrera de manera independiente y teórica, como: la economía, la estadística, el análisis financiero, el derecho, la ética, las matemáticas, la administración, la hacienda y finanzas públicas, la constitución política, los impuestos, la informática...

La Auditoría como proyecto integrador, clarifica el rumbo y las inclinaciones que el estudiante pretende asumir en el campo profesional; proporciona las normas de conducta a tener en cuenta; señala las habilidades y destrezas a reforzar para hacer de su desempeño algo práctico y material; todo con el propósito de generar valor agregado y contribuir al mejoramiento de la organización y su calidad de vida como profesional.      

La cultura contable, pero mas aún la cultura de auditoría, identifica plenamente el proceso de actuación, donde la planeación, la organización, la dirección y el control, desempeñan un papel predominante que hace del contador y el auditor  profesionales ordenados, sistemáticos y minuciosos sobre sus labores y de acuerdo a las funciones; donde el cuidado profesional como norma intrínseca dentro de sus actuaciones es la de mayor preponderancia, dada cuenta que de su comportamiento profesional y personal surge su posesión o fracaso frente a la comunidad, dado el ámbito público de su entorno.       

El poder sustentar conceptos económicos, administrativos, contables, informáticos, jurídicos, a través de técnicas y métodos de auditoría, es mas que suficiente para entender el grado de importancia y utilidad que la Auditoría representa en el contexto de las organizaciones, pero el poder definir la suerte de la administración y con ella de sus administradores de cara a los resultados de los informes, es un evento de respeto y consideración. 

Cuántos informes, hallazgos y dictámenes han cambiado economías enteras, capitales importantes, tradiciones arraigadas. Qué bueno que esta función se tomara siempre con la independencia mental que se requiere, para tener la certeza que las cosas están bien o están mal, para mejorarlas.    

La Contaduría Pública, a través de la Auditoría, sin duda proporciona una actividad valioso en el campo de las ciencias económicas y administrativas, donde el proceso adelantado por profesionales de manera integral y ordenada se concibe mediante una metodología basada en programas de auditoría y papeles de trabajo, propios solamente de estudiantes de este ramo, quienes como líderes afrontan el rol de ejercer el control, pero no de manera policiva y restrictiva o con intimidaciones,  sino como una función responsable de recomendar y advertir sobre los riesgos que las organizaciones presentan.       

Para tal fin, la metodología empleada incluye la práctica de controles y pruebas, utilizando como herramienta las técnicas de Inspección (documental y examen físico), observación, entrevista o interrogatorio, confirmación, cálculo, procedimientos analíticos y comparaciones, para clarificar y tener seguridad sobre los asuntos motivo de su examen.

Ojala los gerentes como los responsables de los procesos actuarán como auditores, donde el conocimiento integral de la organización sea la constante de su desempeño y donde esencialmente prime el control como mecanismo para lograr resultados exitosos.     

Un buen auditor como contador debe caracterizarse por ser:

 

 

Honesto

Analítico

Interesado

Con carácter resistente

Profesional y entrenado

Diplomático

Paciente

 

 
 

Buen comunicador

Buen juez

Disciplinado

Imparcial

Trabajador

Con mente abierta

Curioso

 

 

 

IMPORTANTE: Ya está disponible la versión digital del libro Formación de Líderes de Auditoría y Control Interno. Mayor información AQUÍ

Marcbon/007  

 


Regístrese para que pueda comentar este documento

Auditool.org

Como miembro de Auditool accedes a Cursos Virtuales de Auditoría y Control Interno CPE, y a una completa Caja de Herramientas de Auditoría, permitiendo mejorar las habilidades de los Auditores, ahorrando tiempo y recursos, y creando y protegiendo valor en las organizaciones.

📰 SUSCRÍBETE EN NUESTRO BOLETÍN

Mantente actualizado de lo que pasa en el mundo de la Auditoría y el Control Interno.

 

lateralG3.2