Mantente actualizado de lo que pasa en el mundo de la Auditoría y el Control Interno

REGÍSTRATE GRATIS EN NUESTRO BOLETÍN

ISSN IMPRESO: 2665-1696 - ISSN ONLINE: 2665-3508

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

 

Por: Marco Bonilla. Colaborador de Auditool

“A veces pienso que en el trabajo me odian, pero me acuerdo que soy de control interno y se me pasa”.

Desde tiempos inmemoriales se concibió la figura del CONTROL, como una práctica asociada a la vigilancia, al dominio mediante el uso de la fuerza, al establecimiento del control por medios policivos, a veces bajo presiones atribuibles a manifestaciones de miedo o castigo, razón por la cual nuestras actuaciones obedecían prácticamente a tratar de hacer las cosas bajo intimidación física, psicológica o ante toda clase de repercusiones negativas, constituyéndose en el pasado la figura del control como una cultura represiva,

Paradigma que por fortuna cambio en su concepción y que por supuesto debe ser un referente importante desde la misma cultura familiar  encaminada y comprometida con el desarrollo de la persona y con la realización de valores esenciales  y con miras a la formación integral, desarrollada posteriormente desde las aulas de estudio,  la investigación y la participación de la comunidad universitaria en la vida política, cultural y socioeconómica de la nación;  dentro de un contexto académico pero material dedicado a observar las necesidades arraigadas y severas que afronta los países, como es el caso de la corrupción, el Fraude y el ineficiente manejo de los recursos, para que desde su competencia sean sus profesionales los forjadores de administraciones limpias, con comportamientos éticos, fundamentados esencialmente en una nueva cultura de lo que significa controlar.   

La Administración moderna ante la necesidad de generar operación y gestión de manera mediática y con alto contenido de utilidad, asume riesgos que por lo general no son fáciles de contener y que en la mayoría de ocasiones generan descalabros a las organizaciones, mucho más difícil de recuperar.

Para hacer más fuerte y consistente éste proceder, es necesario la adopción de una serie de elementos formales, intrínsecos dentro de las propias funciones, procesos y actividades, so pena de caer en el fracaso, y estoy refiriéndome a CONTROLES como la planeación, presupuestación, calidad del talento humano en todos los niveles, sistemas de información automatizados y fiables, procesos y actividades administrativas formalizadas y  controladas a través de indicadores y metas como una manera de corregir el rumbo y  de aplicar el AUTOCONTROL. 

De modo que el problema no es, detectar las causas y la materialidad de los hechos a través de auditorías posteriores y selectivas, si no la de generar acciones preventivas a través de prácticas de control interno que garanticen el adecuado manejo, uso y aplicación de los recursos.

De tal suerte que la respuesta está en el fortalecimiento del control interno, donde la responsabilidad y el control recaiga sobre los gerentes, directores, presidentes y todos los que hacen parte de la organización en razón a sus roles y competencia, comprometidos y éticos.

 

Hasta Pronto.

 

IMPORTANTE: Ya está disponible la versión digital del libro Formación de Líderes de Auditoría y Control Interno. Mayor información AQUÍ

 

Marcbon/007  

E-MAIL:  

 


Regístrese para que pueda comentar este documento

Auditool.org

Como miembro de Auditool accedes a Cursos Virtuales de Auditoría y Control Interno CPE, y a una completa Caja de Herramientas de Auditoría, permitiendo mejorar las habilidades de los Auditores, ahorrando tiempo y recursos, y creando y protegiendo valor en las organizaciones.

📰 SUSCRÍBETE EN NUESTRO BOLETÍN

Mantente actualizado de lo que pasa en el mundo de la Auditoría y el Control Interno.

 

lateralG3.2