Mantente actualizado de lo que pasa en el mundo de la Auditoría y el Control Interno

REGÍSTRATE GRATIS EN NUESTRO BOLETÍN

ISSN IMPRESO: 2665-1696 - ISSN ONLINE: 2665-3508

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Debido a la nueva realidad mundial y a la crisis financiera por el colapso del mercado hipotecario internacional surge Basilea II.

Aunque el balance de Basilea I era muy positivo, se observaban una serie de grietas en el marco general que requerían de reforma.

Estas grietas son: La inadecuada diferenciación entre los riesgos asociados a los créditos, y que no reconocía las técnicas para mitigar el riesgo de crédito.

El Nuevo Acuerdo de Capital conocido como Basilea II, se logra el 26 de junio de 2004, y entra en vigor en 2007. 

Plantea métodos integrales de cálculo de requerimientos que incorporan una medida más sensible al riesgo, parámetros homogéneos y metodologías internas.

Elementos novedosos de Basilea II

  • Se incorpora un nuevo riesgo: el Riesgo Operacional.
  • Se introducen nuevas ponderaciones para el método estándar de valoración del riesgo de crédito en función de la calidad del prestatario.
  • Se permite y fomenta el uso de modelos internos para medir el riesgo de operacional (métodos AMA).
  • Se permite mayor flexibilidad y sensibilidad a la hora de evaluar el riesgo.

Basilea II, descansa sobre tres pilares fundamentales:

  1. Requerimientos mínimos de Capital.Constituye la principal novedad del nuevo acuerdo, pues incluye el riesgo operacional.

Cálculo de capital disponible, basado en formula estándar o modelo interno, validación del modelo interno.

  1. Proceso de revisión por el supervisor.La supervisión debe exigir niveles de prudencia adecuados, el riesgo y las necesidades de capital son temas de la dirección de la entidad.

Sistema de Gobierno Corporativo, Control interno y auto evaluación de la solvencia, así como procesos de supervisión adaptados a cada realidad nacional.

  1. Disciplina de Mercado.Establece normas de generación y divulgación de la información acerca de la exposición de sus riesgos de las entidades; en busca de la transparencia financiera.

Informe sobre solvencia y situación financiera, de manera consistente y oportuna.

Por la parte de la medición, las formas de cálculo de los requerimientos varía de acuerdo con cada tipo de riesgo, así: 

Riesgo de Crédito: Por medio del método estándar, de calificación interna (IRB) básico o avanzado y el de marco de titulización.

Riesgo de Mercado: Por medio de métodos estándar e internos.

Riesgo Operacional: Permite el cálculo de los requerimientos por medio del método básico, estándar y avanzado (AMA).

Establece también tres tipos de capital regulador: Capital esencial (Básico o de nivel 1), Capital complementario (Nivel 2) y Deuda subordinada para riesgo de mercado (Nivel 3).

Basilea II es un marco normativo que debe aplicarse en base consolidada, a los bancos con actividad internacional; y busca por tanto la seguridad y solvencia del sistema financiero global.

Para la mejor comprensión del acuerdo de Basilea, definiremos algunos tipos de riesgos más importantes:

  • Riesgo de Crédito: Se refiere a la posibilidad de insolvencia de una de nuestras contrapartidas. Es el riesgo asociado, por ejemplo, al impago de una factura por parte de nuestra contrapartida. 
  • Riesgo de Mercado: Nos referimos a la incertidumbre derivada de la evolución de los precios de los activos (Reales y Financieros). 
  • Riesgo Operacional: Es aquél ligado a errores (generalmente humanos o técnicos) en la toma de decisiones. Como ejemplo podríamos hablar de la posibilidad de ofertar un producto al mercado a precios no eficientes, o bien contratar financiación a costes fuera del mercado en contra de los intereses de la empresa.
  • Riesgo reputacional: El riesgo reputacional se refiere a que una actuación inapropiada de la empresa, entendiendo ésta como algo que afecte a la solvencia de la entidad o que vaya en contra de ciertos principios éticos, afecte a sus resultados financieros.
  • Riesgo legal o regulatorio: Los riesgos legales son aquellos relativos a una modificación en el entorno normativo que afecta negativamente a los intereses de una compañía.

 

David Antonio Flores Portillo

Contador Público de la Universidad de El Salvador con experiencia en Administración, Auditoría Interna, Oficialía de Cumplimiento (AML), y Gestión de Riesgos Financieros, para el sector cooperativo de Ahorro y Crédito. Colaborador de www.auditool.org

San Sebastián, El Salvador C.A.

Fuente: https://www.linkedin.com/in/davidantonioflores/


Regístrese para que pueda comentar este documento

Auditool.org

Como miembro de Auditool accedes a Cursos Virtuales de Auditoría y Control Interno CPE, y a una completa Caja de Herramientas de Auditoría, permitiendo mejorar las habilidades de los Auditores, ahorrando tiempo y recursos, y creando y protegiendo valor en las organizaciones.

📰 SUSCRÍBETE EN NUESTRO BOLETÍN

Mantente actualizado de lo que pasa en el mundo de la Auditoría y el Control Interno.

 

lateralG3.2