Identificarse  \/ 
x
x
x

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

La ética en su concepto más amplio analiza lo que es o no moral, toma en cuenta aspectos que pueden ser considerados como “buenos” o “malos”, “correctos” e “incorrectos”, “obligatorios” o “permitidos”.

Los inicios de los estudios de la ética se remontan a los orígenes de la filosofía en la Antigua Grecia, desde entonces esta rama de la filosofía fue adquiriendo una gran importancia y su aplicación es utilizada para los más diversos propósitos, incluyendo el gobierno corporativo.

Un gobierno corporativo bien diseñado, debe incluir como uno de sus pilares, un adecuado manejo de la ética en toda su estructura organizacional y a través de todos sus procesos. Es un deber de la alta dirección o de los niveles más altos en cada organización, el proveer de herramientas que garanticen un adecuado diseño de los fundamentos éticos que se utilizan en la organización.

Los niveles jerárquicos más altos en la organización deben tener un compromiso claro con la ética en toda actividad que realicen, ya sean convenios o contratos con clientes o proveedores, prácticas comerciales, contratación de personal, bonificaciones a empleados y muchos otros más, esto debido a que sirven de ejemplo para el resto de la organización. Un manejo inadecuado de los principios éticos por parte de puestos claves en la organización, sería un mal mensaje que llegaría tarde o temprano al resto de sus miembros, lo que crearía una sensación de que un comportamiento ético inadecuado, puede ocurrir sin que el mismo sea sancionable.  

Una parte vital en la estructura ética de las organizaciones es el establecer un Código de Ética, en este se deben incluir todos los fundamentos éticos que se consideran como prioritarios en la organización. A continuación se señalan varios aspectos que son importantes que sean considerados al realizar un Código de Ética:

  • Cuando se está elaborando el mismo, es conveniente que se incluya una adecuada representatividad de todos los sectores de la organización, como por ejemplo Junta Directiva, Alta Gerencia y niveles jerárquicos medios y bajos, así como representantes de todas las unidades de negocio. Cuánto más diversa sea la participación de diversos sectores, mayor identificación se va a tener con el Código de Ética que finalmente se elabore, asimismo se incrementa la posibilidad de que se tomen en cuenta cada uno de los aspectos señalados como críticos por cada sector.     
  • Debe ser escrito en un lenguaje sencillo, debido a que va dirigido a todos los niveles de la organización, por lo que es importante que se tenga una comprensión total sobre el mismo. Asimismo es conveniente incluir ejemplos prácticos que faciliten el entendimiento del mismo.
  • Se deben establecer fechas de revisión y actualización de este, preferiblemente una vez al año. También es conveniente que se establezcan los responsables de esta labor.
  • Deben ser considerados de manera prioritaria, los valores que han perdurado a través de los años en la organización.
  • Es importante tomar en consideración a proveedores y clientes clave, así como otros terceros que dependen de la organización o que son relevantes para la operación de la misma.
  • Debe existir un compromiso manifiesto de la alta dirección con respecto al Código de Ética con el que se cuenta y este debe expresar las sanciones a las que se puede ver sometido cualquier funcionario de la organización por desobedecer el mismo, sin importar su nivel jerárquico.        
  • El Código de Ética debe incluir una sección en la que se indiquen las capacitaciones que se van a brindar con respecto a este a los nuevos empleados que ingresen en la organización. En el caso de los empleados con cierta antigüedad, es conveniente que se incluya en el Código la periodicidad en la que se va a efectuar un refrescamiento de conceptos críticos del mismo, con el fin de que no se olviden aspectos claves de este.
  • Es importante que se cuente con una persona encargada de atender todos los casos de denuncia de incumplimientos éticos, preferiblemente debe ser una persona dedicada de manera plena a estas labores y ajena a las labores diarias de la operación de la organización. En caso de que esto no sea posible, se debe escoger a un funcionario en la organización con una adecuada cantidad de años de servicio en la organización, pero que las funciones que desempeña, no sean de alto riesgo con respecto a incumplimientos de principios éticos. Por ejemplo las áreas de compras y ventas son mucho más riesgosas que el área recursos humanos. Esta persona servirá de filtro para el estudio preliminar de las denuncias por violaciones al Código de Ética de la organización. Cuando sea confirmado un caso de violación al Código de Ética, se debe someter a un Comité de Ética establecido de previo e integrado por funcionarios de diferentes áreas, con una adecuada antigüedad en la organización y que hayan demostrado un cumplimiento a la ética de la organización a través del tiempo. Los requisitos para el nombramiento de los integrantes de este Comité, su cantidad de miembros, así como la rotación que deberá tener el mismo, deberán de establecerse por escrito en el Código de Ética.

El Código de Ética debe incluir entre otros temas los siguientes:

  • Discriminación, acoso y represalias por no obedecer órdenes que atentan contra la integridad
  • Uso inadecuado de recursos
  • Comunicación a terceros de información confidencial
  • Solicitud y aceptación de regalos o bonificaciones
  • Falsificación de datos
  • Sustracción o distracción de activos
  • Faltas a la moral y a la integridad
  • Favorecimientos en contra de la ley
  • Tráfico de influencias
  • Conflictos de intereses

Las políticas, procedimientos y reglamentos en la organización, deben ser congruentes con la ética que se tiene establecida en la organización.

Es conveniente que se realice una Auditoría de Ética por lo menos cada 3 o 5 años por Firmas o despachos independientes de la organización, esto con el fin de que se establezca un análisis imparcial sobre la efectividad del programa ético que se implantó en la organización.

Si bien el establecimiento de un adecuado programa de ética no garantiza el hecho de que no ocurran incumplimientos a la ética, si colabora en que sienten las bases para un mejor manejo de los principios éticos en la organización y que se fortalezcan los mismos con el paso del tiempo 

 

Hanz Lara

Consultor Senior de Servicios de Riesgo Empresarial de Deloitte

Publicado en revistamercado.do (República Dominicana) 

 


Regístrese para que pueda comentar este documento

Más Leídas

lateralG3.2