Identificarse


0
Comparte:

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

El establecimiento y aplicación de los estándares y normas en el comportamiento ético dentro de las organizaciones puede hacer una gran diferencia tanto cultural como financieramente.

El desarrollo de una cultura ética en las organizaciones permite el fortalecimiento de los principios y valores en todo el personal, empezando con el ejemplo y comportamiento de los directivos, lo que les permite cumplir con las metas establecidas, mitigar los riesgos, e incrementar y preservar el valor de la organización.

De acuerdo a la encuesta realizada por el ECI – Ethics and Compliance Initiative 1, una organización sin ánimo de lucro que trabaja en el campo de la Ética y promueve los valores y principios en el desarrollo de todas las actividades de las organizaciones; el 41% de las organizaciones alguna vez han experimentado el fraude, y un 30% de los casos relaciona sentirse bajo presión en el trabajo, lo que compromete sus principios y valores para cumplir con los requerimientos que les exigen.

La ACFE – Association of Certified Fraud Examiners, en su encuesta del 2014 encontró que las organizaciones están perdiendo un 5% de sus ingresos por problemas relacionados con el fraude. Sin embargo, el fraude no es el único problema ético que afecta las organizaciones, existen otros riesgos tanto financieros como de reputación que afectan el desarrollo de sus actividades, tales como:

  • Asuntos legales
  • Falsificación de registros
  • Servicio deficiente
  • Acoso laboral
  • Abuso de drogas y de alcohol
  • Discriminación
  • Despidos injustificados

John C. Maxwell en su libro Ethics 101, presenta una encuesta en la que se evidencia que el 43% de los empleados admiten haber cometido actos poco éticos, un 75% se dieron cuenta de actos no éticos y no los denunciaron, algunos porque eran parte de los actos, a otros no les importaba, y otros no se sentían seguros o temían por lo que pasara si denunciaban.

Una cultura ética promovida desde los directivos y acogida por la administración, genera una gran variedad de beneficios debido a que protege a la organización de actividades ilícitas y fraude, y fomenta los valores y principios éticos, además de una comunicación constante y sólida con todos los empleados, evaluación de las conductas éticas, la cultura y los programas de cumplimiento y ética, líneas de reporte, un código de ética y políticas sólidas.

Esto permite motivar a los empleados a trabajar en un buen ambiente y con su actitud promover y apoyar la cultura ética, realizar una mejor evaluación de los riesgos y responder adecuadamente a estos, tomar mejores decisiones, la organización obtiene ventaja competitiva y credibilidad y confianza ante las demás.

http://www.journalofaccountancy.com/newsletters/2015/oct/creating-and-shaping-ethical-culture.html

[1] http://www.ethics.org/home

Equipo Auditool

 


Regístrese para que pueda comentar este documento

Auditool.org

Como miembro de Auditool accedes a Cursos Virtuales de Auditoría y Control Interno CPE, y a una completa Caja de Herramientas de Auditoría, permitiendo mejorar las habilidades de los Auditores, ahorrando tiempo y recursos, y creando y protegiendo valor en las organizaciones.

lateralG3.2