Identificarse


 

 

ISSN IMPRESO: 2665-1696 - ISSN ONLINE: 2665-3508

0
Comparte:

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Como el título de esta entrada, es como en otoño del 2013 nos dijeron que se iba a llamar a la encíclica que el Vaticano acaba de presentar ahora con el título de “Alabado seas”, según aparece en la prensa del día de hoy, en la que el papa Francisco culpa a empresas y gobiernos del cambio climático.

Como cabría de esperar, el documento no dice nada que los científicos no lleven ya avisando desde hace unas décadas. Pero sí que es un toque de atención a empresas y gobiernos desde un grupo de interés que hasta el momento no se había pronunciado sobre el tema.

Quizás pueda sonar un poco irreverente llamar grupo de interés al Vaticano. Nada más lejos de mi intención, pero es que se sea o no creyente, hay que reconocer la fuerza que tiene el Vaticano en muchos Gobiernos (incluso en algunos que se pronuncian laicos).

Cuando conocí la intención del nuevo papa de publicar esta encíclica, pensé que quizás había llegado el momento en que por fin los gobiernos más conservadores cambiarían sus políticas energéticas y apostarían por las energías menos contaminantes.

En aquel momento pensé que, para aquellos gobernantes para los que el papa es el representante de Dios en la tierra, saber que éste piensa que “Si destruimos la creación, la creación nos destruirá a nosotros. ¡Nunca lo olvidéis!” o que “Dios perdona siempre, los hombres algunas veces, la naturaleza nunca”, debería haber sido la señal definitiva con la que se dieran cuenta de que sus políticas ambientales permisivas eran erróneas.

Pero claro, al poco de llegar a esta conclusión, leí que uno de los políticos más conservadores de USA, Jeb Bush, actual aspirante a presidente de ese país y católico confeso, dijo “No me dejaré dictar la política económica por mis obispos, mis cardenales o mi Papa”. Y entonces comprendí que este tipo de políticos, en estos temas como en tantos otros, están movidos por un dios mucho más terrenal y de papel.

Así pues, mucho me temo, y espero equivocarme, que poco va a cambiar también en España, ya que a su gobierno no le va a importar demasiado lo que diga este documento, y seguirá con sus planes de penalizar el autoconsumo de energía, contribuyendo así a la mayor quema de combustibles fósiles.

Pero si algo nos ha enseñado la actualidad que vivimos estos días en este país, es que en política nada ni nadie es eterno y, que quizás, dentro de poco tiempo tengamos unos gobernantes que se decidan a legislar pensando en la sostenibilidad del planeta y no en ese otro dios terrenal. Y cuando eso ocurra, las organizaciones deberían estar preparadas para ser líderes y ejemplos a seguir por sus competidores.

Para lo cual, quizás ahora no sea el mejor momento para pensar en instalar energías renovables, pero para lo que siempre es buen momento,  es para optimizar nuestros consumos, ya que por lo que no nos podrán penalizar será por consumir de manera más eficiente.

Aun así, bienvenida sea esta nueva encíclica que espero nos haga reflexionar sobre otra de las citas de Jorge Mario Bergoglio, en la que dijo que, "el hombre que se cree Dios, destruye el mundo".

 

  J. A. Sanchez

Licenciado en Ciencias Ambientales por la Universidad Alfonso X el Sabio de Madrid, con más de once años de experiencia como consultor de sostenibilidad y Responsabilidad Empresarial, y auditor de medioambiente.

Su trayectoria profesional la ha pasado desempeñando la labor de Responsable de Proyectos del área de energía y cambio climático de la Fundación Entorno en España, trabajando para más de 40 multinacionales de diferentes sectores de actividad, tales como la distribución, construcción, energía, cemento, o grandes superficies comerciales. Colaborador de Auditool.

Madrid, España


Regístrese para que pueda comentar este documento

Auditool.org

Es la Red Global de Conocimientos en Auditoría y Control Interno que le permite a los Auditores, tener acceso a metodologías de trabajo fundamentadas en buenas prácticas internacionales, entrenamiento en línea, listas de chequeo, modelos de papeles de trabajo, modelos de políticas, herramientas para la gestión de riesgos, entre otras. Permitiendo mejorar las prácticas de trabajo, ahorrando…

Este sitio web almacena cookies en su ordenador. Estas cookies se utilizan para recopilar información sobre cómo interactúa con nuestro sitio web y nos permiten recordarle. Utilizamos esta información para mejorar y personalizar su experiencia de navegación y para análisis y métricas sobre nuestros visitantes tanto en este sitio web como en otros medios. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos, consulte nuestra Política de privacidad.

Si rechaza, su información no será rastreada cuando visite este sitio web. Se utilizará una sola cookie en su navegador para recordar su preferencia de no ser rastreada.