Identificarse


 

 

ISSN IMPRESO: 2665-1696 - ISSN ONLINE: 2665-3508

0
Comparte:

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

El sustantivo gestión proveniente del verbo gérer (galo). En un sentido amplio, se equipara a administrar e, intrínsecamente, tiene el propósito de dar direccionamiento al actuar. En este sentido, se plantea la gestión de las actitudes.

Es pertinente retomar el acto de gestión en la acepción de intencionalidad al hacer algo con un fin, conducido por el querer y perseguir un direccionamiento reflexionado. Es decir, hay un acto de voluntad, que implica un propósito consciente de logro hacia un objetivo y meta planteados.

En otro plano, se observan las actitudes como una expresión exteriorizada de las ideas, emociones y acciones, mediante una conducta expresada por comportamientos que se conectan con quienes se interactúa, en un ambiente real ajeno a algún control, en donde se demuestran las habilidades de manejo en la interacción con terceros.

Pensar en la gestión de las actitudes implica la toma de conciencia de que se es dueño y responsable de éstas; que son el reflejo de aspectos fundamentales como el respeto a sí mismo y a terceros, cuya proceso evolutivo de afinamiento implica, a su vez, una actitud de disposición hacia el aprendizaje de nuevos modelos mentales y, por lo tanto, el cambio de paradigmas en la búsqueda de una mejora.

Para gestionar las actitudes hay un punto esencial de partida, lo cual significa una disposición de hacer frente a la realidad como es, con enfoques positivos y no negativos. Éstos se verán reflejados en el comportamiento individual e indirectamente por interacción en el comportamiento colectivo, mediante un fenómeno de influencia en la generación de mejores ambientes.

En los tiempos actuales, es fundamental reflexionar acerca de:

  • Tomar, con un enfoque positivo, el mando de la gestión de nuestras actitudes, como un mecanismo invaluable para encontrar las oportunidades en la problemática de los ambientes de hoy.
  • Extraer los aprendizajes positivos de las experiencias no favorables.
  • Entender efectivamente nuestros alcances y limitaciones para extraer la ventaja de los mismos.
  • Ser firmes y positivos en la adversidad.
  • Ejercer un autocontrol sobre las actitudes negativas que a veces suelen presentarse.
  • Conservar enfoques de optimismo no sólo en los buenos tiempos.

Es decir, debemos ser nosotros mismos, con disposición consciente a mejorar, por medio de la gestión continua y cotidiana de nuestras actitudes.

C.P.C. y C.I.A. Beatriz Castelán García

Presidenta de la Comisión de Revista del IMCP

Fuente: Instituto Mexicano de Contadores Públicos – www.imcp.org.mx


Regístrese para que pueda comentar este documento

Auditool.org

Es la Red Global de Conocimientos en Auditoría y Control Interno que le permite a los Auditores, tener acceso a metodologías de trabajo fundamentadas en buenas prácticas internacionales, entrenamiento en línea, listas de chequeo, modelos de papeles de trabajo, modelos de políticas, herramientas para la gestión de riesgos, entre otras. Permitiendo mejorar las prácticas de trabajo, ahorrando…

Este sitio web almacena cookies en su ordenador. Estas cookies se utilizan para recopilar información sobre cómo interactúa con nuestro sitio web y nos permiten recordarle. Utilizamos esta información para mejorar y personalizar su experiencia de navegación y para análisis y métricas sobre nuestros visitantes tanto en este sitio web como en otros medios. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos, consulte nuestra Política de privacidad.

Si rechaza, su información no será rastreada cuando visite este sitio web. Se utilizará una sola cookie en su navegador para recordar su preferencia de no ser rastreada.