Identificarse


0
Comparte:

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

“En la sociedad actual se requieren compañías que reconozcan que lo que hagan o dejen de hacer impacta los entornos humanos y ambientales en las que actúan, y que es en la gestión de estos donde recae su responsabilidad social”

El creciente interés que la responsabilidad social ha adquirido en el mundo no es un fenómeno pasajero. Esto es debido al cambio de prioridades en el sistema de valores en el ser humano, que le ha dado una mayor importancia a cuestiones ambientales, condiciones laborales idóneas y desarrollo armónico de la sociedad.

 

Debido al abuso de la naturaleza, del uso excesivo de tecnologías, de la explotación del mal llamado recurso humano, hoy por hoy nos estamos planteando la posibilidad del desarrollo de la responsabilidad social en cualquier tipo de organización, sin importar su giro o situación geográfica. No hay que perder de vista que la meta de cualquier empresa es obtener utilidades y cumplir con los objetivos de la empresa, pero hay que establecer que deben ser desarrollados estratégicamente con un fundamento de responsabilidad social, volviendo los ojos a lo básico, a lo importante y que le da valor a la empresa: el ser humano. Tomando en cuenta que la empresa es un ente que trabaja con y para el ser humano.

 

La Organización Internacional para la Estandarización presentó a finales del año pasado la ISO 26000. Así como la serie 9000 se dedica a medir la calidad en los procesos y la 14000 está destinada a certificar el cuidado y la preservación del medio ambiente, la serie 26000 está enfocada en la responsabilidad social.

 

El desarrollo de la ISO 26000 RS permitirá avanzar hacia la adopción de estándares que midan la eficiencia de prácticas de responsabilidad social, así como establecer una definición universal sobre este concepto.

 

¿Pero estarán las empresas dispuestas a aceptar la responsabilidad social como parte fundamental en su gestión? Más aún, a pesar de toda esta euforia que hay por el tema, ¿estarán preparadas la empresas para asumirla? Las palabras clave son: responsabilidad social, stakeholders, norma y filantropía.

 

ANTECEDENTES DE LA RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL

 

Son diversos los organismos que han propuesto lineamientos para regular el comportamiento ético de las empresas que abogan por una “globalización con cara humana”, en este sentido, dentro de las propuestas clave están las siguientes: Libro verde, elaborado por la Unión Europea, que marca los lineamientos para fomentar la Responsabilidad Social empresarial (RSE) en las empresas europeas e internacionales, que aumenta la transparencia. Las Directrices para Empresas Multinacionales de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), cuya finalidad es promover la cooperación de las multinacionales al desarrollo sostenible, así como fomentar las actuaciones responsables de estas empresas en las comunidades que operan. El Pacto Global de la ONU, iniciativa lanzada con el objetivo de promover la conciliación de los intereses empresariales con los valores y demandas sociales y la Declaración tripartita de principios concernientes a las empresas multinacionales y la política social.

 

A pesar del trabajo que en materia de responsabilidad social han llevado a cabo estos organismos, aún no se ha logrado una definición de RSE mundialmente aceptada ni existe un consenso en cuanto a sus objetivos y elementos. Así que partamos de la que establece la Comunidad Europea y que fuera retomada por la ONU, “La RSE se refiere a la integración voluntaria por parte de las empresas, de las preocupaciones sociales y medioambientales en sus operaciones comerciales y sus relaciones con sus interlocutores”.

 

A diferencia de la filantropía, conformada por actividades asistenciales, la RSE se concibe como una estrategia del negocio que conlleva a identificar a todos los grupos de interés en el negocio y a actuar buscando la rentabilidad de la misma en sincronía con los intereses de todos ellos.

 

CRÍTICAS AL DESARROLLO DE LA RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL
Así como hay diversos públicos que abogan por la puesta en marcha de normas o estándares que evalúen las acciones que en materia de responsabilidad realizan numerosas empresas, también existen diversas críticas al desarrollo de la misma, como son el hecho de que la RSE está conformada, casi siempre, por enunciados de intención, pero no por procedimientos reales que puedan ser evaluados; que la RSE se haya concebido como una tarea exclusivamente de las empresas multinacionales y se han descuidado las micro y medianas empresas, que como no hay un consenso mundial de lo que significa la RSE y lo que se debe evaluar en cada empresa, cada quien hace lo que considera que es ser responsable socialmente, en lugar de hacer lo que se debe hacer.

 

LA RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL EN AMÉRICA LATINA
La responsabilidad social es un tema presente en América Latina desde el siglo XX, aunque el principal nexo que ha tenido la empresa con su comunidad ha sido la filantropía. Precisamente, países como Chile y Brasil que tienen una larga historia de actividades filantrópicas en el ámbito empresarial son la punta de lanza en este tema.

 

Las principales organizaciones que promueven el tema son: El Instituto Ethos de Brasil que se creó en 1998; Acción Empresarial de Chile en 1999; Perú 2021 que se creó en 1994, y el Centro Mexicano de la Filantropía de México, en 1988.

 

Todas estas organizaciones conforman la red EMPRESA,3 una alianza que impulsa el desarrollo de la RSE. Los temas clave del entorno internacional para esta red denominada EMPRESA son: ética empresarial, ambiente laboral, medio ambiente, marketing responsable y compromiso con la comunidad.

 

El país en América Latina que más ha avanzado en el tema de la responsabilidad social empresarial es Brasil, donde casi 500 empresas ofrecen reportes públicos, incorporándose al Índice Dow Jones de Sustentabilidad que refleja el compromiso con la responsabilidad social de empresas cuyas acciones son cotizadas en bolsa. Un ejemplo de esto, es la empresa brasileña Natura, que se dedica a la producción y comercialización de cosméticos. Esta empresa fue creada en 1969 con un capital de nueve mil dólares, abriendo su primera tienda en un garaje. Hoy, 35 años después, su volumen de negocios asciende a más de $1,200 millones de dólares, y en el ranking de la revista de negocios Exame aparece como una empresa modelo en RSE desde 2000.

CONCLUSIÓN
Como región todavía nos queda mucho camino por recorrer en cuanto a la RSE, pero debemos estar conscientes de que todo indica que se convertirá en una herramienta internacional estandarizada y que solo adoptándola podremos fomentar la competitividad.

Según Zadek8 (2002), para ejercer la responsabilidad social empresarial plena, primero tendríamos que sentar las bases, cumpliendo con las leyes ambientales, laborales de seguridad, sociales; posteriormente, podríamos avanzar al segundo escalón de la RSE que es la filantropía, la elaboración y cumplimiento de estándares industriales; luego, pasaríamos a un tercer peldaño, en donde se innovarían procesos, productos y se crearían nuevos modelos de gestión basados en los principios de la RSE con el objetivo principal de la sustentabilidad; finalmente, pasaríamos al pleno desarrollo de la RSE con multi-stakeholders, estándares y asociaciones, el fortalecimiento de instituciones y políticas públicas que aboguen por el desarrollo de la RSE y en donde las empresas se convierten en promotoras del desarrollo sostenible.

 

Dr. Leonardo Alfonso Verduzco Dávila
Director División Negocios Anáhuac Mayab

Fuente: Revista Contaduría Pública www.contaduriapublica.org.mx del Instituto Mexicano de Contadores Públicos www.imcp.org.mx


Regístrese para que pueda comentar este documento

Auditool.org

Bienvenido a Auditool, la Red Mundial de Conocimiento para Auditoría y Control Interno. Le proporcionamos las mejores prácticas para la auditoría basadas en estándares internacionales, capacitación en línea y herramientas de auditoría y control interno. Le ayudamos a mejorar su práctica de trabajo, a ahorrar tiempo y a crear y proteger valor en sus clientes u organización.
Este sitio web almacena cookies en su ordenador. Estas cookies se utilizan para recopilar información sobre cómo interactúa con nuestro sitio web y nos permiten recordarle. Utilizamos esta información para mejorar y personalizar su experiencia de navegación y para análisis y métricas sobre nuestros visitantes tanto en este sitio web como en otros medios. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos, consulte nuestra Política de privacidad.

Si rechaza, su información no será rastreada cuando visite este sitio web. Se utilizará una sola cookie en su navegador para recordar su preferencia de no ser rastreada.