Mantente actualizado de lo que pasa en el mundo de la Auditoría y el Control Interno

REGÍSTRATE GRATIS EN NUESTRO BOLETÍN

ISSN IMPRESO: 2665-1696 - ISSN ONLINE: 2665-3508

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Por: Marco Bonilla. Colaborador de Auditool

  1. La auditoría interna no se creó para ejercer el control, sino para velar que el mismo se realice por quienes tienen la responsabilidad de hacerlo.
  2. A la auditoría interna no le está permitido participar en los procesos administrativos, salvo que sea el de evaluar o asesorar a la administración a través de recomendaciones respetuosas no vinculantes.
  3. Considerar la auditoría como el mayor aliado de la organización.
  4. Revestirlo de personal idóneo y capacitado suficiente para que con su asesoría la administración se sienta segura de sus actuaciones.
  5. Darle importancia a sus recomendaciones, que seguramente logrará obtener el mejoramiento organizacional que se persigue.
  6. Considerar la auditoría como unidad independiente, que ejerce funciones propias de evaluación y asesoría.
  7. Recordar que la auditoría no ejerce el control de la organización, pero sí verifica que se ejerza por los responsables de hacerlo, especialmente los dueños de los procesos.
  8. El valor agregado que las auditorías producen está materializado en informes resultado de sus actuaciones.
  9. Demandar de las unidades de auditoría interna, capacitación y socialización sobre la cultura del autocontrol a todos y cada uno de los que hacen parte de la organización.
  10. No endilgarles funciones operativas, diferentes a su actuación propia de asesoría y evaluación, y en concordancia con su Plan General de Auditoría.
  11. Hay una labor que las auditorías internas pueden hacer y es, de manera ocasional, y en la medida de su programación, acompañar a la administración en ciertas actividades: toma de inventarios, licitaciones, audiencias públicas, comités, mesas de dinero, baja de bienes, entrega de obras, empalmes entre administraciones, implementación de procesos … con un atenuante y es que el auditor no puede avalar el proceso a través de firmas, autorizaciones, confirmaciones; por lo que su participación se limita simplemente a actuar como observador.
  12. Cuidar que la administración en sus protocolos, normas y disposiciones, no incluya funciones ajenas a la razón de ser de las auditorías.
  13. Contar con un adecuado y propio sistema de control interno.
  14. Permanente capacitación y socialización del equipo de la auditoría en temas y procesos de la organización, así como de su labor asesora (Por ejemplo, normas internacionales).
  15. Recuerde que la auditoría interna es un componente más del sistema de control interno organizacional, a un alto nivel jerárquico como Unidad eminentemente asesora.

 

Hasta Pronto,

IMPORTANTE: Ya está disponible la versión digital del libro Formación de Líderes de Auditoría y Control Interno. Mayor información AQUÍ

Marcbon/007  

E-MAIL:   


Regístrese para que pueda comentar este documento

Auditool.org

Como miembro de Auditool accedes a Cursos Virtuales de Auditoría y Control Interno CPE, y a una completa Caja de Herramientas de Auditoría, permitiendo mejorar las habilidades de los Auditores, ahorrando tiempo y recursos, y creando y protegiendo valor en las organizaciones.

📰 SUSCRÍBETE EN NUESTRO BOLETÍN

Mantente actualizado de lo que pasa en el mundo de la Auditoría y el Control Interno.

 

lateralG3.2