Mantente actualizado de lo que pasa en el mundo de la Auditoría y el Control Interno

REGÍSTRATE GRATIS EN NUESTRO BOLETÍN

ISSN IMPRESO: 2665-1696 - ISSN ONLINE: 2665-3508

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

La conferencia internacional del Instituto de Auditores Internos (The IIA, por sus siglas en inglés) se reunió en Estados Unidos, en Anaheim, California. Hubo más de 2,000 asistentes de más de 100 países. IIA International es un imán para los temas más candentes y urgentes para los profesionales de riesgos y cumplimiento. Una vez terminada la conferencia de 2019, hay algunas conclusiones:

1. No pasar por alto el aspecto humano

Hay una tendencia fascinante, y una de vital importancia, que está surgiendo con mayor frecuencia en las conferencias de riesgo y cumplimiento: temas relacionados con el desarrollo profesional. En una profesión que está cambiando, es más importante que nunca, no solo ser un buen auditor, sino ser un profesional consumado.

De acuerdo con Ernest Anunciacion (Director de Marketing de Producto, colaborador de Workiva) una de las sesiones más atractivas a las que asistió, denominada "Una mirada interactiva a los líderes emergentes", incluyó una conversación de preguntas y respuestas con tres impresionantes profesionales de auditoría interna en las primeras etapas de sus carreras.

Los panelistas, Robin Brown, Grace Wu y Valentina Kostenyuk, respondieron preguntas de la audiencia sobre las habilidades para los profesionales de auditoría, el liderazgo y el crecimiento profesional. La clave para los millennials que buscan sobresalir en sus carreras, en que los tres estuvieron de acuerdo, es en nunca estar inactivo. Siempre hay que buscar oportunidades para crecer y encontrar personas que sean sus modelos. Es importante tener en cuenta el aspecto humano de la auditoría interna. Los auditores son como todos los demás. Y, para tener éxito en el trabajo, hay que tener éxito como personas.

2. La ciberseguridad ocupa un lugar central

Según un sondeo de ejecutivos, la charla "una medición de éxito de la tecnología: conectando el riesgo, la gobernanza y la métrica" presentó una estadística increíble: las amenazas de ciberseguridad y la interrupción de la tecnología se están convirtiendo en dos de las mayores amenazas para las empresas. Estas amenazas fueron esencialmente pequeñas señales en el radar hace apenas unos años. Ahora, los ataques cibernéticos están afectando a grandes entidades financieras y arrastrando a los profesionales de auditoría interna a su paso. Incluso Wolters Kluwer, uno de los mayores proveedores de software financiero y de cumplimiento, fue víctima de un ataque de malware que lo dejó inactivo durante casi una semana.

Richard Chambers, presidente de The IIA, y Anton van Wyk, socio y director de PwC, en su sesión: "Auditoría a la velocidad del riesgo: auditoría interna en una era de interrupción", pusieron de relieve que para mantenerse ágil ante el riesgo omnipresente de la ciberseguridad, la velocidad es vital; es más importante que nunca que los equipos de auditoría interna noten, señalen y aborden los incidentes de ciberseguridad, y el margen de error es escaso. Junto con el valioso y común consejo de mantenerse informado y preparado, hay que estructurar el equipo de auditoría interna para permitir que suenen las campanas de alarma.

3. Pensar global, preparar local

La conferencia internacional IIA permite hablar con docenas de las mentes más brillantes en auditoría interna desde todos los rincones del mundo. A lo largo del evento, Ernest Anunciación advirtió que, si bien los asistentes a la conferencia son auditores internos, y todos hacen aproximadamente las mismas cosas, hay muchas formas de hacerlo.

Lenny Block, vicepresidente de auditoría interna en Nasdaq, en su discurso, “Superar los desafíos de los informes de auditoría en una corporación multinacional”, analizó los desafíos que enfrentan los equipos de auditoría interna anclados en varios países. De allí se destaca que cuantos más organismos reguladores deban ser notificados o ser receptores de informes, más preparados y centralizados deben estar los datos.

4. La tecnología es lo más importante

"En conclusión, los comités de auditoría quieren informes oportunos, perspicaces y eficientes", dijo el Dr. Larry Rittenberg en su sesión "Observaciones profesionales sobre la profesión: prácticas, consultoría y perspectivas de investigación". La eficiencia es una forma de agregar valor, dijo, y esa eficiencia hace que los informes precisos salgan más rápido de la puerta. Y, eso es mejor hacerlo a través de la tecnología. Al vincular documentos vitales, hojas de cálculo y presentaciones, los profesionales de auditoría interna pueden mantener la confianza en sus datos, evitando que los datos inexactos que empañan su carrera lleguen a su comité de auditoría.

Mantener los procesos ágiles a través de la moderna tecnología de administración de auditoría interna no solo hace que la función sea flexible hoy, sino que también crea una buena relación con la junta directiva y otras partes interesadas.

 

C.P. Iván Rodríguez -           

Auditor y Consultor, Diplomado en Alta Gerencia de Seguros y Derecho de Seguros. Especialista en Dirección Financiera y Desarrollo Organizacional, Diplomado en Gerencia de la Calidad, Contador Público de la Pontificia Universidad Javeriana, con 20 años de experiencia en diversas empresas. Amplia experiencia en la elaboración y ejecución de auditorías y revisorías fiscales. Dirección y ejecución de asesorías, consultorías y capacitaciones. Colaborador de Auditool

Bogotá D.C, Colombia


Regístrese para que pueda comentar este documento

Auditool.org

Como miembro de Auditool accedes a Cursos Virtuales de Auditoría y Control Interno CPE, y a una completa Caja de Herramientas de Auditoría, permitiendo mejorar las habilidades de los Auditores, ahorrando tiempo y recursos, y creando y protegiendo valor en las organizaciones.

📰 SUSCRÍBETE EN NUESTRO BOLETÍN

Mantente actualizado de lo que pasa en el mundo de la Auditoría y el Control Interno.

 

lateralG3.2