fbpx

Por: CP Iván Rodríguez. Colaborador de Auditool 

La actual pandemia ha afectado diversas actividades. La auditoría es una de ellas. Muchos aspectos de la auditoría se han visto afectados, en particular aquellos en los que se necesita un juicio profesional sólido. Un ejemplo de ello es la materialidad. En algunas circunstancias, el índice de referencia elegido que se utilizó previamente para determinar la importancia relativa puede necesitar ser ajustado para reconocer el efecto de cambios significativos en las circunstancias. Es importante que la materialidad se base en métricas que son importantes para los usuarios de los estados financieros (tales como ingresos antes de impuestos), que pueden diferir de las métricas utilizadas en el pasado. El escepticismo profesional también está presente en temas como empresa en funcionamiento, estimaciones contables, deterioro, valor razonable y otras áreas, lo que representa un desafío para los auditores. Además, es posible que sea necesario contar con expertos para respaldar a un equipo de auditoría que puede no tener la experiencia y la competencia en un área donde será necesario ejercer el juicio profesional.

Es por ello que no se puede dejar de enfatizar la importancia del ejercicio del escepticismo profesional por parte de los auditores en el entorno actual. A esto se suman los posibles cambios significativos en los juicios hechos por la administración y el gobierno corporativo, en particular a la luz del entorno en constante cambio y, en muchos casos, la importante incertidumbre que se espera hacia el futuro.

Las normas de auditoría se refieren al tema de manera específica en algunos casos. Por ejemplo, la NIA 200 - Objetivos generales del auditor independiente y realización de una auditoría de conformidad con las Normas Internacionales de Auditoría, trata de los objetivos generales del auditor al realizar una auditoría de los estados financieros, incluida la obtención de evidencia de auditoría suficiente y adecuada para reducir el riesgo de auditoría a un nivel aceptablemente bajo. Requiere que el auditor ejerza su juicio profesional al planificar y realizar una auditoría y que planifique y realice una auditoría con escepticismo profesional, reconociendo que pueden existir circunstancias que causen que los estados financieros contengan errores materiales. En el entorno actual, ambos conceptos en una auditoría juegan un papel fundamental, y la documentación de los mismos es importante, en particular a medida que las circunstancias continúan cambiando.

La documentación de los juicios profesionales realizados, cuando son significativos, sirve para explicar las conclusiones del auditor y reforzar la calidad del juicio. Esto puede incluir la base para la conclusión del auditor sobre la razonabilidad de áreas de juicios subjetivos. Es aconsejable entonces, teniendo en cuenta los desafíos y los juicios profesionales resultantes, prestar especial atención a la documentación y sus requisitos, conforme la NIA 230 - Documentación de auditoría.

Otra área en la que se necesita un juicio significativo es la de estimaciones contables. Los resultados reales en el futuro pueden diferir significativamente de los estimados por los preparadores, ambos basados ​​en juicios razonables y sustentables cuando se prepararon, preparados de buena fe y guiados por una sólida aplicación de las normas contables. Los juicios deben ser considerados en el contexto en el que se hacen y sobre la base de la información disponible en ese momento. La consideración del auditor en relación con los juicios de la administración debe documentarse apropiadamente.

También se necesita juicio al determinar el impacto de la evidencia de auditoría obtenida, en el informe del auditor. Para abordar algunas de las áreas de juicio, ciertos reguladores han introducido requisitos que establecen un lenguaje estándar en los informes de auditoría para abordar ciertas circunstancias (por ejemplo, énfasis en el asunto u otros párrafos). Esto puede ser útil, pero también puede limitar la capacidad de los auditores para demostrar juicio profesional al determinar cómo reflejar adecuadamente los efectos de Covid-19 en el negocio y la auditoría en el informe del auditor.

De manera adicional y complementaria, hay que recordar que los auditores deben cumplir con los principios fundamentales del Código Internacional de Ética para Contadores Profesionales de IESBA (incluidas las Normas Internacionales de Independencia), a saber, integridad, objetividad, competencia profesional y debido cuidado, confidencialidad y comportamiento profesional. También están obligados a aplicar el marco conceptual del Código para identificar, evaluar y abordar las amenazas al cumplimiento de los principios fundamentales. Dicho marco conceptual también requiere que el auditor esté atento a la nueva información y a los cambios en los hechos y circunstancias que puedan afectar sus conclusiones sobre si las salvaguardas aplicadas continúan siendo apropiadas.

En ese sentido, es importante que el auditor esté atento a los diferentes cambios, tanto en el entorno como en la compañía y así poder aplicar el escepticismo y el juicio profesional, conforme las circunstancias lo requieran.

 

CP Iván Rodríguez -

Auditor y Consultor, Diplomado en Alta Gerencia de Seguros y Derecho de Seguros. Especialista en Dirección Financiera y Desarrollo Organizacional, Diplomado en Gerencia de la Calidad, Contador Público de la Pontificia Universidad Javeriana, con 20 años de experiencia en diversas empresas. Amplia experiencia en la elaboración y ejecución de auditorías y revisorías fiscales. Dirección y ejecución de asesorías, consultorías y capacitaciones. Colaborador de Auditool

Bogotá DC, Colombia