fbpx

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Por: CP Iván Rodríguez. Colaborador de Auditool  

Uno de los desafíos que enfrentan los nuevos profesionales que se desempeñan como auditores es la manera de ampliar su experiencia y avanzar en su carrera. Existen diferentes estrategias para hacer que el logro de estos objetivos sea positivo y satisfactorio. Entre ellas se encuentran las siguientes:

1. Cultivar relaciones con los clientes

Los trabajos de auditoría implican relaciones entre personas, no es algo que realice de forma aislada. En desarrollo del trabajo hay que programar reuniones previas a la auditoría, realizar entrevistas y presentar los hallazgos críticos de la auditoría a la gerencia, entre otros momentos de contacto personal con la alta dirección. La capacidad de un auditor para establecer relaciones efectivas con los clientes determinará en gran medida su éxito futuro. Hay que mantener una interacción profesional, amable y de empatía con el cliente.

Al abordar el trabajo en un área específica de una compañía es importante tener la iniciativa de presentarse antes de que comience el trabajo. Esto puede suceder bien sea en las instalaciones del cliente o mediante una conversación informal por teléfono o videoconferencia.

Este acercamiento facilita así mismo la presentación de importantes deficiencias de auditoría durante las reuniones de discusión de informes. Aunque estas discusiones pueden ser difíciles, los clientes generalmente reconocen su valor, en parte porque ya se ha construido la relación. Por supuesto, los auditores deben conservar su independencia y su capacidad para evaluar objetivamente los procesos y controles. Pero mantener la independencia y la objetividad no impide la construcción de relaciones en toda la organización.

2. Ser experto en el negocio del cliente

Si bien inicialmente al abordar un trabajo, la mayoría de los auditores tienen una comprensión limitada del negocio, esto no debe ocurrir al largo plazo. Los auditores deben comprender los productos o servicios que ofrece su empresa. Hacer buenas preguntas es esencial, pero hay que saber qué preguntar y a quién preguntar, así como hacer su propia investigación.

Esto suele ocurrir en compañías de tecnología o de artículos especializados. Los productos de la empresa suelen ser complejos y aunque los auditores tienen una noción implícita de las finanzas y contabilidad de estas empresas siempre será necesario tener un conocimiento general. Seguramente no se requiere poseer un conocimiento técnico profundo de los productos de la empresa, hay que demostrar conocimientos básicos para interactuar con la organización apropiadamente. Una buena idea es solicitar un recorrido por la línea de producción y comunicarse con el equipo de investigación y desarrollo, o contactar al personal de ventas para obtener más información sobre los productos o servicios. Este conocimiento valioso de la empresa puede ayudar a los auditores a conectar sus observaciones con los riesgos.

3. Encontrar un tutor o mentor

La tutoría puede ser una herramienta poderosa para el desarrollo profesional. Un buen profesional que esté iniciando y ubique a un mentor adecuado puede aumentar su visibilidad dentro de la empresa o la industria. El mentor puede ayudar al auditor a visualizar una trayectoria profesional a largo plazo y brindar apoyo táctico en el camino. Si el auditor en sus comienzos está pensando en trasladarse a un área diferente de la organización, un mentor de esa área puede ayudar a determinar si una transferencia tendría sentido y, de ser así, aconsejarle sobre cómo llegar allí. Trabajar con un mentor dentro de un área de auditoría también puede proporcionar un gran beneficio, ya que puede apoyar el desarrollo profesional y asesorar sobre cómo navegar por las áreas menos definidas del trabajo.

En algunas grandes empresas hay programas bien establecidos de tutoría para nuevos profesionales, que buscan unir a los candidatos con un profesional más experimentado. Los nuevos auditores deben aprovechar este recurso. En caso de no existir, los auditores deben aprovechar su red profesional para buscar mentores por su cuenta. En esta búsqueda, hay que considerar que el mentor ofrezca una perspectiva diferente y que proporcione una sólida orientación profesional.

Toda profesión puede ser dinámica y gratificante, pero los buenos resultados y la calidad, y el aprovechamiento de la experiencia dependen en gran medida del esfuerzo que le dediquen los profesionales. El inicio de la vida profesional en la auditoría requiere atención y prepara el escenario para las oportunidades que siguen. Hay que aprovechar las oportunidades.

 

CP Iván Rodríguez -

Auditor y Consultor, Diplomado en Alta Gerencia de Seguros y Derecho de Seguros. Especialista en Dirección Financiera y Desarrollo Organizacional, Diplomado en Gerencia de la Calidad, Contador Público de la Pontificia Universidad Javeriana, con 20 años de experiencia en diversas empresas. Amplia experiencia en la elaboración y ejecución de auditorías y revisorías fiscales. Dirección y ejecución de asesorías, consultorías y capacitaciones. Colaborador de Auditool

Bogotá DC, Colombia