fbpx

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

 

Por: CP Iván Rodriguez. Colaborador de Auditool 

Una pandemia como la actual tiene diferentes efectos. Entre ellos, uno de gran impacto es la posibilidad, debida a diferentes eventos o condiciones, que haya dudas significativas sobre la capacidad de las empresas para continuar como un negocio en marcha. Al darse las anteriores condiciones, es responsabilidad de la alta dirección determinar si la preocupación de continuar existe o hay una incertidumbre material al respecto.

Si bien las consecuencias vistas hasta ahora por la pandemia indiquen que parezca probable la existencia de una incertidumbre material para un gran número de empresas, esto no implica que deba suponerse automáticamente que, en todos los casos y para todas las empresas, debe incluirse el efecto de la pandemia en el informe de auditoría, independientemente de las circunstancias, puesto que siempre deben ser consideradas y evaluadas.

De hecho, algunas empresas se han beneficiado en la actual crisis y otras han tenido afectaciones menores o el nivel de afectación no da lugar a una incertidumbre material. De ahí que sea importante tener claridad en cuanto a las circunstancias de cada empresa y los requisitos específicos normativos en cuanto a las revelaciones que acompañan los estados financieros sobre una base de negocio en marcha, así como detalles de cualquier incertidumbre material relacionada con este tema.

Los auditores deben haber efectuado suficientes pruebas de auditoría para poder concluir que el uso de la base de negocio en marcha, por parte de la dirección de la empresa, es apropiado en las circunstancias y deben determinar si existe una incertidumbre importante relacionada con este tema. Podría no haber incertidumbre material, pero ser conveniente informar sobre el tema, incluyendo asuntos clave de auditoría (KAM) en los informes.

Si la dirección de la empresa ha llegado a la conclusión de que no existe una incertidumbre material relacionada con el negocio en marcha, el auditor debe determinar si esta conclusión es apropiada y si tiene algún impacto resultante en el informe de auditoría. Es posible que la alta dirección deba explicar en la información que acompaña a los estados financieros por qué, después de haber considerado los efectos de COVID-19, no hay una incertidumbre material relacionada con el negocio en marcha. En ejecución de su trabajo, es posible que el auditor identifique una incertidumbre material diferente relacionada con la relación con la identificada y divulgada por la dirección.

Así mismo, cuando la alta dirección de una empresa haya llegado a la conclusión de que existe una incertidumbre importante relacionada con el negocio en marcha, el auditor también tendrá que concluir si las divulgaciones hechas por la dirección en los estados financieros son adecuadas.  Esto también tendrá un impacto en el informe de auditoría.

Las diversas circunstancias que pueden surgir (suponiendo que el auditor obtenga pruebas suficientes para concluir si el uso de la base de contabilidad en marcha es apropiado), junto con el impacto en el informe de auditoría, se establecen en el siguiente diagrama de flujo.

El auditor debe determinar claramente si los estados financieros del cliente:

  • Revelan adecuadamente los principales acontecimientos o condiciones que pueden poner en duda la capacidad de la entidad para continuar como un negocio en marcha;
  • Divulgan adecuadamente los planes de la administración para hacer frente a estos eventos o condiciones; Y
  • Revelan claramente que existe una incertidumbre material relacionada con acontecimientos o condiciones que pueden poner en duda la capacidad de la entidad para continuar como un negocio en curso y, por lo tanto, que puede ser incapaz de realizar sus activos y cumplir sus pasivos en el curso normal de su actividad.

El auditor también debe revisar información adicional que acompaña a los estados financieros, tales como el informe de gestión de los directores, informes de estrategia y determinar si la divulgación de la incertidumbre material dentro de esa otra información es coherente con las divulgaciones en los estados financieros, o si hay información incorrecta o engañosa.

De otra parte, el auditor debe determinar si las divulgaciones dentro de la información adicional se presentan de una manera justa y equilibrada, reflejando las circunstancias individuales de la entidad en su verdadera dimensión.

En algunas jurisdicciones se requiere o se aconseja que el informe del auditor incluya una nueva sección en el informe de auditoría denominada incertidumbre material relacionada con el negocio en marcha. Por ejemplo, las entidades que aplican el Código de Gobierno Corporativo del Reino Unido están obligadas a incluir la sección "Conclusiones relativas a los principales riesgos, negocio en marcha y la declaración de viabilidad".

En este caso, el auditor debe dar una breve descripción de las circunstancias que llevaron a la incertidumbre material y luego llamar la atención sobre la nota en los estados financieros que revela este asunto y declarar que estos eventos o condiciones indican que existe una incertidumbre material que puede poner en duda la capacidad de la entidad para continuar como un negocio en marcha. También indicará que la opinión del auditor no se modifica con respecto al asunto.

Si el informe de auditoría incluye asuntos clave de auditoría (KAM – Key Audit Matters), una incertidumbre material relacionada con el negocio en marcha sería por su naturaleza un KAM. El tema debe tratarse conforme lo previsto en la norma internacional de auditoría - NIA 701, en la sección correspondiente.

Respecto de lo previsto en la norma internacional de auditoría – NIA 570, no se requiere que se incluya la respuesta de auditoría cuando existe una incertidumbre material respecto del negocio en marcha, pero es recomendable que el auditor incluyese el mismo nivel de detalle que en un KAM.

Como resultado de su trabajo, el auditor puede concluir que no existe incertidumbre material en relación con acontecimientos o condiciones que puedan poner en duda la capacidad de la entidad para continuar como un negocio en marcha, pero aun así determinar que hay asuntos relacionados con esta conclusión que si son KAM. En este caso, la descripción del auditor puede incluir aspectos de los acontecimientos o condiciones identificados divulgados en los estados financieros, así como el trabajo de auditoría realizado que motivo la conclusión.

Si el auditor llega a la conclusión de que las divulgaciones respecto de las incertidumbres materiales relacionadas con el negocio en marcha no son adecuadas, debe determinar qué aspectos de las divulgaciones requeridas faltan, y lo comunicará a la dirección de la entidad, con el fin propósito de que se efectúen las correcciones y mejoras correspondientes.

En todo caso, es importante consultar las disposiciones normativas locales sobre el tema y las actualizaciones que efectúen los organismos profesionales, para dar el tratamiento adecuado al tema e informarlo correctamente.

 

CP Iván Rodríguez 

Auditor y Consultor, Diplomado en Alta Gerencia de Seguros y Derecho de Seguros. Especialista en Dirección Financiera y Desarrollo Organizacional, Diplomado en Gerencia de la Calidad, Contador Público de la Pontificia Universidad Javeriana, con 20 años de experiencia en diversas empresas. Amplia experiencia en la elaboración y ejecución de auditorías y revisorías fiscales. Dirección y ejecución de asesorías, consultorías y capacitaciones. Colaborador de Auditool

Bogotá DC, Colombia