Identificarse


0
Comparte:

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

 

Por: CP Iván Rodriguez. Colaborador de Auditool 

En el ejercicio de la labor de auditoría hay diferentes enfoques y procesos. Sin embargo, un buen auditor emplea ciertos comportamientos, técnicas y maneras de proceder que evidencian su profesionalismo y el deseo de hacer su trabajo de la mejor manera. A continuación, algunos tips o recomendaciones para tener en cuenta:

1. Evitar la divulgación de hallazgos preliminares

No resulta apropiado ni conveniente dar a conocer ampliamente los resultados iniciales de la auditoría a terceros interesados. La información procesada y los resultados preliminares de la tarea del auditor son confidenciales. Divulgar resultados que no son definitivos puede conducir a impresiones incorrectas, usualmente están fuera de contexto y crea más problemas que soluciones. Los hallazgos de auditoría no probados pueden interrumpir el flujo de trabajo normal de una organización. Por lo tanto, es mejor coordinarse solo con el personal pertinente en el proceso investigativo del trabajo de auditoría.  

2. Evitar la (excesiva) socialización

Una excesiva socialización con el personal del cliente no es conveniente ni demuestra un comportamiento ético. Le resta transparencia e independencia al proceso de auditoría que se esté realizando, por lo que es recomendable el distanciamiento profesional. No es necesario tener una profunda conexión con el personal en el curso de una auditoría. Esto afecta sensiblemente la credibilidad del informe de auditoría frente a los terceros que han advertido las permanentes interacciones con el cliente fuera del ámbito laboral.

3. No confirmar declaraciones verbales

Muchas veces los auditores aceptan sin mayores confirmaciones las declaraciones verbales de los clientes, lo cual no es una debida actuación profesional. Es necesario ejecutar algún trabajo de investigación y revisión documental que confirme o no la manifestación oral recibida. Generalmente los hechos ocurrieron o no ocurrieron y están respaldados por pruebas sustantivas que no sean de naturaleza circunstancial. Hay que asegurarse que los resultados de la auditoría sean consistentes con las manifestaciones verbales recibidas y se corrobore con documentos internos certificados.

4. Mantener la Independencia Profesional

Un auditor debe evitar un vínculo directo que le reste independencia, con algún miembro de la alta dirección. De no ser así, se podrían presentar situaciones en las que no se actúe de manera imparcial y objetiva. El auditor debe actuar de manera independiente frente a otros jefes de departamento y le debe reportar, en el caso de la auditoría interna, al Comité de Auditoría (generalmente) o quien sea asignado.

5. Efectuar seguimiento

No basta con advertir una situación susceptible de mejora y brindar la respectiva recomendación. Hay que efectuar un seguimiento posterior, tanto para evidenciar si la solución fue implementada como para identificar el historial de eventos y transacciones, y determinar si hay anomalías de alteración o manipulación en la documentación previamente revisada.

6. Confirmar las cifras generadas por los aplicativos (software) del cliente

Los datos e informes generados por los aplicativos que emplea el cliente deben verificarse con documentos en copia impresa, tales como facturas de ventas, recibos oficiales, recibos de cobro, formatos de entrega y otros formularios y documentos. En caso de advertirse incoherencia o falta de conciliación entre los informes de los aplicativos y los documentos impresos, esto puede ser una indicación de un problema más significativo.

7. Retroalimentación

El trabajo de auditoría y sus informes no deben limitarse a difundir aspectos negativos o susceptibles de mejora del negocio. Hay que buscar la ocasión de informar a la alta dirección acerca de la fortaleza de su sistema de control interno y la mitigación de fraude, si bien regularmente no se hace por escrito. Dar retroalimentación positiva es permisible y no se desvía de los objetivos del trabajo de auditor.

La auditoría, como otras profesiones requiere años para alcanzar un nivel de maestría; si bien, no hay que ser todo un experto en los primeros años, si hay que fortalecer las capacidades y actitudes para lograr un desempeño profesional destacado.

 

CP Iván Rodríguez 

Auditor y Consultor, Diplomado en Alta Gerencia de Seguros y Derecho de Seguros. Especialista en Dirección Financiera y Desarrollo Organizacional, Diplomado en Gerencia de la Calidad, Contador Público de la Pontificia Universidad Javeriana, con 20 años de experiencia en diversas empresas. Amplia experiencia en la elaboración y ejecución de auditorías y revisorías fiscales. Dirección y ejecución de asesorías, consultorías y capacitaciones. Colaborador de Auditool

Bogotá DC, Colombia


Regístrese para que pueda comentar este documento

Auditool.org

Como miembro de Auditool accedes a Cursos Virtuales de Auditoría y Control Interno CPE, y a una completa Caja de Herramientas de Auditoría, permitiendo mejorar las habilidades de los Auditores, ahorrando tiempo y recursos, y creando y protegiendo valor en las organizaciones.

lateralG3.2

lateraLS1

lateralDR2