Identificarse


0
Comparte:

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Por: CP Iván Rodriguez. Colaborador de Auditool 

En las actuales circunstancias, la auditoría ha venido adaptándose para seguir ofreciendo respuestas apropiadas a las necesidades de los clientes. En particular, ha sido necesaria la implementación de ciertas tecnologías para superar las brechas de la distancia, la logística y la oportunidad en la ejecución del trabajo.

A pesar de los cambios en el entorno, la auditoría conserva su papel frente al tema de los riesgos, así como en su acompañamiento y asesoramiento a la alta dirección, desde la órbita de su competencia, lo cual debe hacerse en el marco regulatorio vigente y sin sacrificar la calidad de sus resultados.

Algunos de los temas que han sido fundamentales en la ejecución de la auditoría y que se mantienen como principios, son los siguientes:

Identificación y evaluación de riesgos

La pandemia ha mostrado que no hay que descuidar potenciales riesgos. Los efectos de Covid 19 han resultado en cambios en procesos y circunstancias que a su vez han dado origen a otros riesgos no previstos en las planeaciones iniciales. Esto refuerza la necesidad de una evaluación de riesgos permanente.

Los auditores deben ser proactivos y actuar con agilidad frente a la incertidumbre. Hay que ser críticos en los análisis y escépticos frente a los planteamientos y respuestas de la administración ante circunstancias difíciles. La experiencia, el análisis de datos y la permanente interacción con las partes interesadas se constituyen en herramientas vitales en la labor de identificar y evaluar riesgos.

Adicionalmente, hay que considerar la dinámica propia de las empresas frente a eventos inesperados y crisis. La planeación y la identificación y evaluación de riesgos debe ajustarse conforme cambian los procesos y circunstancias propias de las empresas y de esta manera, disponer de una estrategia que permita alcanzar los objetivos previstos.

Planeación dinámica

En línea con la identificación y evaluación de los riesgos, se hace necesario que la auditoría incorpore de manera ágil los cambios en el entorno, en su planeación de actividades. Los cronogramas, tipos de pruebas, oportunidad en la ejecución de procedimientos y otros componentes del trabajo previstos inicialmente, probablemente han debido modificarse en función de las nuevas realidades.

Hay que procurar conservar un alcance en la ejecución del trabajo, que permita emitir una opinión enmarcada en la normativa profesional y legal. Es importante discernir en que casos es posible actuar de manera remota y en que casos de manera presencial, para cumplir con los propósitos del trabajo. La evaluación de controles debe permitirles a los auditores formarse una opinión acerca del control interno y la ejecución y resultado de las pruebas debe conservar mínimos de calidad y cobertura.

Monitoreo continuo

Uno de los componentes de un buen sistema de control, es el monitoreo. En tanto sea posible automatizarlo y hacerlo de manera continua, se pueden obtener grandes beneficios. El trabajo remoto ha orientado esfuerzos al análisis y uso de herramientas digitales tanto para la ejecución de pruebas, como para el monitoreo de las actividades de control y supervisión que ejercen los líderes de las diferentes áreas al interior de las compañías.

Esquema de trabajo ágil

Metodologías de trabajo ágil, adaptadas del desarrollo de aplicaciones informáticas son herramientas útiles en circunstancias de auditoría remota. La flexibilidad en la ejecución y supervisión de las tareas de auditoría, con reglas claras de ejecución y reportes y un elevado compromiso de líderes y colaboradores es fundamental frente a las restricciones de movilidad y recursos imperantes.

Hay herramientas tecnológicas que permiten un trabajo eficiente de recopilación, análisis y revisión de información y documentación de manera remota. Su uso debe ir acompañado de procedimientos sólidos de acceso y manejo seguro, para mitigar los riesgos propios del manejo de información electrónica, sus correspondientes canales de envío y recepción y los mecanismos de almacenamiento y custodia.

Comunicación e informes

En cuanto a la comunicación, si bien ya se han venido usando diferentes canales como las videoconferencias, la frecuencia y los participantes seguramente se ha incrementado. El teléfono, el correo electrónico, los sitios web entre otros, siguen siendo vitales para mantener contacto permanente entre el auditor y el cliente.

La presentación de resultados e informes, que normalmente es muy formal y en papel, puede sustituirse en muchos casos, por informes electrónicos que pueden distribuirse por diferentes canales, con las seguridades apropiadas.

Las exposiciones y presentaciones de resultados se pueden hacer empleando diferentes dispositivos, aplicaciones y conservando medidas apropiadas de seguridad y confidencialidad, de acuerdo con las circunstancias.

Mentalidad abierta al cambio

Uno de los impactos más notorios en esta pandemia, ha sido la necesidad de abordar las nuevas circunstancias con creatividad. El uso de recursos tecnológicos, la aplicación de pruebas a distancia, la evaluación de nuevos riesgos, el trabajo desde casa, han sido desafíos para los auditores (y para sus clientes). El asumir esta nueva realidad, en un marco regulatorio que no cambia tan rápidamente y con un nivel de calidad apropiado implica tener una mentalidad abierta. Una cierta dosis de pensamiento lateral, acompañada de un manejo hábil de la tecnología y del entendimiento de procesos contribuye a que la labor de auditoría sea proactiva en estos tiempos.

De allí la necesidad de que los auditores fortalezcan sus competencias, se preparen en nuevas disciplinas, tengan una mayor interacción con otros profesionales y mantengan el deseo de aprender y enfrentar los nuevos desafíos con un espíritu innovador. El trabajo en equipo resulta vital para potenciar capacidades que, en conjunto con las nuevas metodologías de trabajo, el análisis de datos, los controles automatizados y los cambios en procesos, logran disminuir costos y agregar valor a la auditoría.

El distanciamiento social hace necesario que ciertos mecanismos de intercambio y socialización se mantengan y permitan estrechar lazos para conservar la cultura de las organizaciones, con su impacto positivo en la gestión y los resultados y faciliten afrontar las dificultades, desafíos y riesgos del actual entorno.

 

CP Iván Rodríguez

Auditor y Consultor, Diplomado en Alta Gerencia de Seguros y Derecho de Seguros. Especialista en Dirección Financiera y Desarrollo Organizacional, Diplomado en Gerencia de la Calidad, Contador Público de la Pontificia Universidad Javeriana, con 20 años de experiencia en diversas empresas. Amplia experiencia en la elaboración y ejecución de auditorías y revisorías fiscales. Dirección y ejecución de asesorías, consultorías y capacitaciones. Colaborador de Auditool

Bogotá DC, Colombia


Regístrese para que pueda comentar este documento

Auditool.org

Como miembro de Auditool accedes a Cursos Virtuales de Auditoría y Control Interno CPE, y a una completa Caja de Herramientas de Auditoría, permitiendo mejorar las habilidades de los Auditores, ahorrando tiempo y recursos, y creando y protegiendo valor en las organizaciones.

lateralG3.2

lateraLS1

lateralDR2