Identificarse


0
Comparte:

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

 

Por: CP Iván Rodriguez. Colaborador de Auditool 

Hoy día, con el auge los sistemas de calidad y las mediciones de gestión, es necesario que los equipos de auditoría conserven y fortalezcan las positivas características por las cuales son reconocidos. Al igual que en otras profesiones y oficios, la conducta y comportamiento individual se asocia al del gremio en general. De ahí que cada miembro de un equipo de auditoría deba representar los más altos estándares de integridad, objetividad y profesionalismo, por solo citar algunos atributos. Hay que recordar que un auditor es garante de la confianza de sus clientes y eso entraña responsabilidades superiores.

El fortalecimiento de un equipo se logra a partir del fortalecimiento individual de sus miembros y de la forma en que está integrado y cómo se relacionan sus integrantes. Es aconsejable entonces, para abordar un encargo específico, la conformación de un equipo multidisciplinario, con diversas capacidades, conocimientos, además de las habilidades propias para trabajar en conjunto.

Si bien en cada equipo habitualmente hay un líder, es importante que cada miembro se perciba y sea percibido como líder y desde su posición promueva el mejoramiento, la capacitación y la calidad como parte del trabajo. Esto redundará en mejores resultados y hará que haya un debido cumplimento a las normas legales y profesionales. El mejoramiento individual redundará en un mejoramiento en equipo.

Ahora bien, algunas habilidades pueden ser más deseables que otras cuando se trabaja en equipo. Una de ellas es la mentalidad de líder.  Si el director de un equipo aprecia en sus miembros esta habilidad, puede potenciarla y lograr que haya un mayor compromiso con el trabajo, con el aprendizaje continuo y con los deseos de mejora en conjunto. Esto adicionalmente estimula la intención de progreso.

El gusto por el aprendizaje es otra habilidad deseable. En los trabajos de auditoría, suele haber clientes de diferentes industrias, que requieren ciertos conocimientos específicos. Si la persona se siente cómoda con el estudio y aprendizaje de nuevos conocimientos, la adaptación al trabajo en un cliente diferente es positiva y se facilita la obtención de mejores resultados. Las certificaciones son una demostración de la capacidad técnica de los miembros del equipo y demuestran dedicación, compromiso y deseo de aprendizaje.

Otras habilidades deseables en los miembros de los equipos de auditoría son aquellas denominadas blandas, como la comunicación. Es deseable que cada uno de los miembros del equipo sean expertos en comunicación oral y escrita; lo que facilitará las entrevistas, redacción de informes y presentaciones ante diferentes auditorios.

El pensamiento crítico y objetivo contribuye a la identificación de problemas y posibles alternativas de solución, lo que ayuda en la preparación de informes y planteamiento de recomendaciones.

El equipo debe abordar en conjunto, los cambios normativos y técnicos que afectan a las industrias en que laboran y a la profesión. Los riesgos cambian día a día. Actualmente el énfasis está en riesgos cibernéticos, privacidad de la información y corrupción. Es por ello deseable que el equipo se prepare en estos temas.

El compromiso con la calidad, reflejado en la participación de los miembros del equipo en los sistemas de gestión, ayuda a garantizar que el trabajo se está realizando de acuerdo con las normas técnicas y profesionales, así como en una ejecución con independencia y objetividad.

Una herramienta que hay que saber aprovechar son las reuniones de equipo, pues se constituyen en una valiosa fuente de aprendizaje y capacitación. Es la oportunidad para compartir experiencias y compartir éxitos y desafíos. Es una buena oportunidad para buscar soluciones a temas complicados o riesgos emergentes, pues el conocimiento conjunto ayuda en ese tema.

Es importante el manejo de los errores. El equipo debe saber como abordarlos cuando ocurren. Las personas deben sentir la confianza necesaria para informar cuando se ha cometido un error para que, en conjunto si es el caso, se puedan adoptar las medidas correctivas. Hay que ver la ocurrencia de un error como una oportunidad de aprender en que mejorar.

Hay muchas otras consideraciones al trabajar en equipo y potenciar los resultados; sin embargo, tener en cuenta los anteriores planteamientos seguramente ayudará a fortalecer tanto al equipo como al resultado del trabajo.

 

CP Iván Rodríguez

Auditor y Consultor, Diplomado en Alta Gerencia de Seguros y Derecho de Seguros. Especialista en Dirección Financiera y Desarrollo Organizacional, Diplomado en Gerencia de la Calidad, Contador Público de la Pontificia Universidad Javeriana, con 20 años de experiencia en diversas empresas. Amplia experiencia en la elaboración y ejecución de auditorías y revisorías fiscales. Dirección y ejecución de asesorías, consultorías y capacitaciones. Colaborador de Auditool

Bogotá DC, Colombia


Regístrese para que pueda comentar este documento

Auditool.org

Como miembro de Auditool accedes a Cursos Virtuales de Auditoría y Control Interno CPE, y a una completa Caja de Herramientas de Auditoría, permitiendo mejorar las habilidades de los Auditores, ahorrando tiempo y recursos, y creando y protegiendo valor en las organizaciones.

lateralG3.2

lateraLS1

lateralDR2