Identificarse


0
Comparte:

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Por: C.P. Iván Rodríguez. Colaborador de Auditool

Una de las actividades que debe realizar un auditor o firma, antes de aceptar un compromiso, es juzgar la competencia y la integridad de un cliente. Así como nadie querría iniciar un negocio con alguien en quien no confía, un auditor no deseará aceptar un compromiso con una empresa cuya ética parezca un poco inestable. Si un cliente carece de integridad, el trabajo es tan complicado que llega a ser irrealizable.

INTEGRIDAD

Hay indicadores o banderas rojas que un auditor debe tener presente al evaluar la integridad de una empresa:

  • Volumen inusual de negocios: El alto volumen de negocios, especialmente en funcionarios con posiciones clave en la organización (en particular, en las posiciones financieras), puede indicar desacuerdos en la práctica empresarial que pueden ser de naturaleza ética. Preguntar a los miembros de la gerencia cuánto tiempo han estado empleados por la empresa y examinar los informes de nómina son dos maneras de encontrar datos acerca de los empleados.
  • Reputación: Es necesario indagar si el cliente potencial tiene buena o mala reputación en la comunidad. Una vez vinculado con la empresa, puede materializarse el riesgo de contagio.
  • Demandas: Hay que indagar sobre eventuales demandas (actualmente pendientes) de la empresa o de los propietarios del negocio. Hablar con las partes de las demandas puede conducir a obtener grandes cantidades de información privilegiada que pueden orientar la decisión de aceptar o no un cliente.
  • Actitud: Hay que preguntarse si el personal directivo del cliente tiene una actitud razonable hacia ser auditado, o parecen demasiado prevenidos. La mayoría de las empresas sin nada que ocultar, tienen una actitud muy casual hacia una auditoría, aunque no la consideren necesaria. Si la administración tiene una mala actitud hacia el pago de impuestos, como puede evidenciarse en las entrevistas con la gerencia, es posible que haya subestimado los ingresos para reducir la carga fiscal de la empresa.
  • Compensación: Compruebe si los miembros de la alta dirección reciben una compensación adecuada. La falta de ingresos puede indicar una compensación encubierta en forma de préstamos inapropiados de la empresa o desvíos de recibos en efectivo. En otras palabras, si el nivel de vida de los miembros de la alta dirección no es consecuente con sus ingresos, es una señal de alerta.

COMPETENCIA

Otro tema que es necesario evaluar y que a veces está asociado al de la integridad, es el de la competencia. Hay que considerar hasta donde es conveniente aceptar un compromiso si la dirección de la empresa no parece competente para dirigirla apropiadamente. Si la gestión es extremadamente inexperta en la industria o negocio del cliente, por ejemplo, hay que preguntarse acerca de las perspectivas de futuro de la empresa. Esto es, la continuidad o negocio en marcha, que debe evaluarse como parte de cada auditoría.

Si la empresa no cuenta con un área financiera y contable bien preparada e informada que supervise la preparación de los estados financieros, lo más probable es que estos reportes no reflejen los principios contables adecuados. Esta situación hace que el trabajo de auditoría sea más difícil y, en última instancia, puede causar que haya que dejar el trabajo antes de terminar la auditoría.

Ahora bien, si la información y datos financieros y contables de un cliente parecen confiables y el auditor o firma puede proporcionar una auditoría imparcial, todavía hay que  asegurarse de poder realizar todas las tareas que el cliente necesita. Hay que determinar qué tipos de servicios y alcance deben incluirse en el contrato. Por lo tanto, los siguientes pasos en la preparación para una auditoría son averiguar los detalles del trabajo, determinar qué procedimientos son necesarios e identificar los estándares de auditoría que se aplican.

Para determinar lo que el cliente necesita, durante la entrevista inicial, debe preguntarse sobre los objetivos de la empresa, sus expectativas de auditoría y el propósito específico para la auditoría. Mientras se entrevista al cliente, hay ocasión de informarle sobre la naturaleza de los servicios que el auditor o firma proporciona. Las empresas que antes no estaban auditadas suelen desconocer los servicios que un auditor puede proporcionar.

Después de hablar con el cliente, es posible advertir que la compañía realmente no necesita una auditoría completa de estados financieros. Puede encontrarse que la empresa necesite únicamente procedimientos específicos acordado, sobre temas específicos. Por ejemplo, la valoración del inventario físico final.

En un próximo artículo, se plantearán algunos comentarios acerca de los procedimientos de auditoría y los estándares o normas aplicables.

 

C.P. Iván Rodríguez -

Auditor y Consultor, Diplomado en Alta Gerencia de Seguros y Derecho de Seguros. Especialista en Dirección Financiera y Desarrollo Organizacional, Diplomado en Gerencia de la Calidad, Contador Público de la Pontificia Universidad Javeriana, con 20 años de experiencia en diversas empresas. Amplia experiencia en la elaboración y ejecución de auditorías y revisorías fiscales. Dirección y ejecución de asesorías, consultorías y capacitaciones. Colaborador de Auditool

Bogotá D.C, Colombia


Regístrese para que pueda comentar este documento

Auditool.org

Como miembro de Auditool accedes a Cursos Virtuales de Auditoría y Control Interno CPE, y a una completa Caja de Herramientas de Auditoría, permitiendo mejorar las habilidades de los Auditores, ahorrando tiempo y recursos, y creando y protegiendo valor en las organizaciones.

lateralG3.2

lateraLS1

lateralDR2

Sin conexión a Internet