Mantente actualizado de lo que pasa en el mundo de la Auditoría y el Control Interno

REGÍSTRATE GRATIS EN NUESTRO BOLETÍN

ISSN IMPRESO: 2665-1696 - ISSN ONLINE: 2665-3508

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

C.P. Iván Rodríguez. Colaborador de Auditool

Uno de los elementos fundamentales en el trabajo de auditoría, pero con frecuencia descuidado, es la documentación. La opinión que expresa un auditor está respaldada en la evidencia obtenida que, junto con los programas de trabajo y otros componentes, conforman la documentación de auditoría.

Las normas de auditoría regulan las características y requisitos que debe reunir la documentación obtenida en ejecución del trabajo. No obstante, los auditores suelen cometer errores en su preparación, recopilación y archivo.

Teniendo en cuenta los requerimientos de control de calidad, las inspecciones de los organismos que ejercen vigilancia y control y las revisiones por pares, es importante mantener un alto nivel de rigurosidad en la documentación de auditoría. A continuación, se presentan algunos temas que suelen ser motivo de observaciones y donde se cometen errores con frecuencia.

1. Documentación de amanezas a la independencia

Las amenazas a la independencia, cuando se presentan, no son documentadas o no se identifican de manera específica y clara. Suele ocurrir que una vez se supera la situación que amenazó la independencia y se pudo ejecutar el trabajo, dicha situación se deja de lado y no se documenta o se hace marginalmente.

De acuerdo con las normas profesionales y según la jurisdicción donde se adelante la labor de auditoría, hay que documentar las amenazas a la independencia. Así mismo, hay que documentar las salvaguardas que evitan que las amenazas afecten la independencia del auditor.

Una manera de evitar cometer ese error, es documentar las amenazas inmediatamente se presenten, así después se determine que la independencia del auditor no se vio afectada. Es conveniente revisar, de una manera amplia, los diferentes tipos de amenazas a la independencia podrían presentarse y cómo se planea mitigarlas.

2. Documentación de la evaluación de riesgos

Es deber de los auditores identificar, evaluar y responder a los riesgos de incorrección material de sus clientes, pero al hacerlo no documentan esos pasos ni cómo en sus evaluaciones de riesgos se incluyen estos asuntos en el enfoque de auditoría, o se hace parcialmente.

En ocasiones, las normas o la literatura técnica no son claras en cuanto a las exigencias al respecto. Por lo tanto, se requiere que los auditores profundicen sobre el tema. Hay que tener una clara comprensión sobre el tema y no documentar por documentar.

Algunas herramientas prácticas son orientaciones, pero no sustituyen la debida comprensión que el auditor debe tener acerca de la gestión de riesgos para efectos de la ejecución de su trabajo.

3.Documentación de control interno

Al efectuar la documentación del control interno de los clientes, los auditores a menudo ponen mayor énfasis en los procesos que en los controles dentro de esos procesos. Además, no siempre se evidencia que tan bien diseñados e implementados están dichos controles.

Ciertos auditores se preocupan más por la cantidad de pruebas sustantivas que por utilizar un enfoque de riesgos, lo cual resulta siendo ineficiente. En su afán por ejecutar pruebas, descuidan el centrarse en los riesgos del cliente. Este enfoque no atiende las normas profesionales ni la literatura técnica.

Es importante que el auditor comprenda los controles internos que el cliente tiene en la preparación de sus informes financieros para identificar y evaluar el riesgo. Esto determinará qué procedimientos debe realizar. Las normas profesionales requieren que los procedimientos de auditoría respondan a los riesgos que ha identificado, por lo que debe documentar los controles de su cliente para demostrarlo.

Una manera de evitar este error es documentar inicialmente los procesos; posteriormente, en una segunda fase, identificar los controles de los procesos y documentarlos. Las pruebas de recorrido son útiles en esta labor.

Si su trabajo no está documentado, no ha terminado.

En general, el mejor consejo para evitar estos pasos en falso es, "en caso de duda, simplemente anótelo".

Tenga esto en cuenta durante la auditoría para que siempre esté pensando en documentar. Y recuerde que su documentación no siempre tiene que ser complicada. No necesita utilizar complejas ayudas prácticas para documentar todo el tiempo; También puede usar notas para cumplir con los requisitos de documentación.

 

C.P. Iván Rodríguez -           

Auditor y Consultor, Diplomado en Alta Gerencia de Seguros y Derecho de Seguros. Especialista en Dirección Financiera y Desarrollo Organizacional, Diplomado en Gerencia de la Calidad, Contador Público de la Pontificia Universidad Javeriana, con 20 años de experiencia en diversas empresas. Amplia experiencia en la elaboración y ejecución de auditorías y revisorías fiscales. Dirección y ejecución de asesorías, consultorías y capacitaciones. Colaborador de Auditool

Bogotá D.C, Colombia


Regístrese para que pueda comentar este documento

Auditool.org

Como miembro de Auditool accedes a Cursos Virtuales de Auditoría y Control Interno CPE, y a una completa Caja de Herramientas de Auditoría, permitiendo mejorar las habilidades de los Auditores, ahorrando tiempo y recursos, y creando y protegiendo valor en las organizaciones.

📰 SUSCRÍBETE EN NUESTRO BOLETÍN

Mantente actualizado de lo que pasa en el mundo de la Auditoría y el Control Interno.

 

lateralG3.2

lateraLS1

lateralDR2