Mantente actualizado de lo que pasa en el mundo de la Auditoría y el Control Interno

REGÍSTRATE GRATIS EN NUESTRO BOLETÍN

ISSN IMPRESO: 2665-1696 - ISSN ONLINE: 2665-3508

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Cuando se presta un servicio de auditoría, existe el riesgo latente de que ocurra un fraude en la emisión del informe de auditoría. En casos de detectar inconsistencias en los estados financieros, como malversación de activos, reconocimiento inadecuado de ingresos y la sobreestimación de activos, el auditor -según las NIA- debe aplicar su juicio profesional durante todo el proceso de la auditoría (planeación, ejecución y emisión de informes), lo cual le permita, además, realizar lo siguiente:

  • Identificar y valorar el riesgo de que existan errores materiales, debido a fraude o error.
  • Obtener evidencia de auditoría suficiente sobre si existen errores materiales, mediante el diseño y aplicación de procedimientos adecuados a los riesgos valorados.
  • Formarse una opinión sobre los estados financieros, sustentada en las conclusiones alcanzadas con base en la evidencia de auditoría obtenida.

No se puede hacer oídos sordos a un problema que realmente implica la ética profesional en el ámbito laboral, donde está en juego la credibilidad de toda una firma de auditores, que se puede ver envuelta en un cúmulo de situaciones desfavorables y poco provechosas para una buena imagen ante sus clientes. Si un solo colaborador o auditor se equivoca en cualquier aseveración y hallazgo, verificación de papeles de trabajo o en la propia emisión del informe de auditoría, implicará que todos aquellos bajo su mando, como lo son sus compañeros y ejecutivos relacionados, perciban una imagen negativa, demostrando falta de ética profesional, responsabilidad laboral y valores corporativos.

Antes de emitir un informe de auditoría, se debe:

  • Completar todas las partes que componen este informe de auditoría sin salvedad alguna: Si bien parece obvio este punto, es mejor dejar en claro que el informe debe estar totalmente diligenciado, con claridad y sin salvedades que afecten su veracidad.
  • Si existe sospecha, incertidumbre o la más mínima inquietud de algún punto o aseveración tratada en el informe, expresarlo claramente en el mismo: El auditor debe estar completamente seguro de que lo expuesto en el informe de auditoría es firmado con total claridad y seguridad.
  • Si siente presión por parte del cliente o que sus afirmaciones no son correctas, asegúrese de dejar por escrito estas situaciones: El auditor debe mostrar su posición, haciendo valer que sus responsabilidades ante la emisión del informe de auditoría no es un juego, destacando que su trabajo es la muestra de su profesionalismo y empeño personal.

La seguridad y el juicio profesional de un auditor muchas veces es guiado por la intuición, claro está que estas ideas deben estar respaldadas por hechos y pruebas que avalen esta percepción, pero siempre se debe confiar plenamente en su criterio, basándose en toda la información que el cliente le proporciona y le entrega para su total disposición.

La responsabilidad del auditor nunca es para menos, pues es en el informe de auditoría donde se condensa todo su esfuerzo y compromiso dado en el desarrollo del encargo de auditoría al que se le confió y en el que, bajo cualquier circunstancia, debe terminar y entregar de la mejor manera.

 

Equipo Auditool 

 


Regístrese para que pueda comentar este documento

Auditool.org

Como miembro de Auditool accedes a Cursos Virtuales de Auditoría y Control Interno CPE, y a una completa Caja de Herramientas de Auditoría, permitiendo mejorar las habilidades de los Auditores, ahorrando tiempo y recursos, y creando y protegiendo valor en las organizaciones.

📰 SUSCRÍBETE EN NUESTRO BOLETÍN

Mantente actualizado de lo que pasa en el mundo de la Auditoría y el Control Interno.

 

lateralG3.2

lateraLS1

lateralDR2