Mantente actualizado de lo que pasa en el mundo de la Auditoría y el Control Interno
REGÍSTRATE GRATIS EN NUESTRO BOLETÍN

Search - Content

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

Claves en el escepticismo profesional

El escepticismo profesional es un componente crítico de la actuación profesional de un auditor y que se aplica en cualquier trabajo. Es una actitud que incluye una mente cuestionadora y una evaluación crítica de la idoneidad y suficiencia de la evidencia de auditoría. Requiere estar alerta a las condiciones que pueden indicar posibles errores debido a un error, negligencia o fraude, y una evaluación crítica de la evidencia de auditoría.

Las capacidades profesionales están estrechamente relacionadas con el escepticismo profesional, el cual es fundamental durante la planificación, el desempeño y al preparar el informe para cada compromiso. Los auditores utilizan sus conocimientos, habilidades y habilidades para realizar diligentemente, de buena fe y con integridad, la recopilación y la evaluación objetiva de la evidencia y en ese sentido, el escepticismo profesional es fundamental para el desempeño de los auditores e impacta la calidad de la auditoría. Algunos elementos clave del escepticismo son:

Atributos

Hace referencia al conocimiento, la habilidad y la capacidad general del auditor. Los auditores internos o externos deben poseer los conocimientos, habilidades y otras competencias necesarias para cumplir con sus responsabilidades.

Mentalidad

Tiene que ver con la integridad y la buena fe del auditor, que no asume honestidad o deshonestidad por parte del cliente, pero que reconoce la posibilidad de fraude, declaración errónea o tergiversación de hechos esenciales. Si bien los auditores generalmente pueden suponer que la administración y los empleados son honestos, no deben estar satisfechos con evidencia menos que persuasiva

Actuación

Se refiere a la importancia de realizar una evaluación de riesgos sólida, planificar el compromiso en función de los riesgos involucrados, garantizar una supervisión vigorosa del compromiso y recopilar y evaluar con diligencia la evidencia de auditoría.

Las mejores prácticas de auditoría dejan claro que la objetividad y el escepticismo profesional son un atributo crucial de las capacidades de las firmas de auditoría y su personal. Esto también es esencial cuando se aplica el criterio requerido para seleccionar los procedimientos de auditoría, elegir la metodología de muestreo (o 100% de prueba), evaluar resultados, formular conclusiones y la conducción general del trabajo de auditoría.

El escepticismo es especialmente requerido en asuntos como los siguientes:

  • La obtención de un entendimiento de los métodos y supuestos utilizados para determinar estimaciones (por ejemplo, de valor razonable para activos e instrumentos financieros.)
  • La evaluación de procedimientos tales como el deterioro de los activos, el trabajo en progreso y el porcentaje de cálculos de finalización.
  • Los análisis de sensibilidad y las proyecciones.
  • La revisión de los supuestos de la gerencia en el cálculo de las reservas de inventario.
  • La revisión de cifras de producción e informes generados por el sistema.

Estos procedimientos requieren procedimientos más robustos que la simple consulta, ya que implican una cuidadosa corroboración a través de la inspección de documentos, análisis matemático, observación y recálculo.

Al planificar y realizar el trabajo de campo, los auditores deben realizar procedimientos y realizar pruebas acordes con los riesgos y controles clave relacionados, en lugar de tomar una decisión basada en la evidencia que es más fácil de obtener. El enfoque debe estar en la evidencia que sea más relevante y confiable, obtener suficiente información y corroborarla apropiadamente.

De otra parte, si bien es importante que los auditores fomenten una relación positiva con sus clientes, no deben dejarse afectar por el temor a conflictos con la administración, el deseo de obtener altas calificaciones de satisfacción posteriores a la auditoría o mantener un cliente de auditoría a largo plazo. Así mismo, el deseo de mantener bajos los costos de auditoría o la presión para mantenerse dentro del presupuesto tampoco deben limitar el rigor del trabajo.

 

C.P. Iván Rodríguez -           

Auditor y Consultor, Diplomado en Alta Gerencia de Seguros y Derecho de Seguros. Especialista en Dirección Financiera y Desarrollo Organizacional, Diplomado en Gerencia de la Calidad, Contador Público de la Pontificia Universidad Javeriana, con 20 años de experiencia en diversas empresas. Amplia experiencia en la elaboración y ejecución de auditorías y revisorías fiscales. Dirección y ejecución de asesorías, consultorías y capacitaciones. Colaborador de Auditool

Bogotá D.C, Colombia


Regístrese para que pueda comentar este documento

Auditool.org

Como miembro de Auditool accedes a Cursos Virtuales de Auditoría y Control Interno CPE, y a una completa Caja de Herramientas de Auditoría. Este material es diseñado por reconocidos profesionales dentro del marco de las buenas prácticas, lo que permite mejorar las habilidades de los Auditores, ahorrando tiempo y recursos, y creando y protegiendo valor en las organizaciones.  

REGÍSTRATE EN NUESTRO BOLETÍN

Email



lateralG3.2

lateraLS1

lateralDR2