Identificarse  \/ 
x
x

x

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Dentro del ejercicio de la auditoría, las normas se presentan como documentos que permiten sistematizar los procedimientos para localizar, prevenir, detectar y corregir riesgos que puedan llegar a afectar los estados financieros dentro de la empresa. Además de esto, permite encaminar el ejercicio del auditor para que se tomen las decisiones adecuadas para el manejo de estas situaciones.

Estos documentos son actualizados en la misma medida en la que el entorno empresarial ha venido presentando grandes cambios. Esto supone nuevos marcos contables en el manejo de la información financiera que deben ser manejados de manera adecuada por los auditores. Esto supone mantenerse actualizados con los cambios que se presentan, así como la aplicabilidad de la norma para cada proceso. Así se espera documentar un trabajo organizado y responsable, que además esté actualizado con las exigencias del medio.

La estructura de la normatividad parte del Código de Ética Profesional, como un documento que reúne los principios apropiados para ejercer cualquier tipo de profesión. En este se busca destacar actitudes como la integridad, la objetividad, la independencia, la competencial y el cuidado profesional, la confidencialidad o secreto profesional, a observancia de las disposiciones normativas, la difusión y la colaboración y el comportamiento profesional, entre otros. Además de esto, se contemplan los objetivos fundamentales que se deben cumplir a través del ejercicio de auditoría en cualquier ámbito en el que ejerza su profesión. En ese sentido, estos principios se aplican a todos los profesionales de la contabilidad, aquellos que la ejercen de manera independiente, aquellos que son docentes y dirigen compañía y aquellos profesionales que se están formando en el campo.

Después del Código de Ética Profesional se encuentran las normas de control de calidad que se aplican a las firmas de contadores públicos que se encargan de llevar a cabo ejercicios de auditoría y revisiones de información financiera. Estas permiten asegurar un trabajo de calidad dentro de las empresas. Las Normas Internacionales de Auditoría y Control de Calidad (NICC) son medidas que se establecen a partir de la profesión y que por ley deben ser cumplidas para asegurar que la prestación del servicio es de calidad y que los procedimientos y los objetivos de la auditoría sean los adecuados. Dentro de ellas se consideran los principios y responsabilidades globales, en los que se encuentran los objetivos generales del auditor independiente, los acuerdos de términos de trabajo, el control de calidad para las auditorías de estados financieros, documentación, manejo del fraude, consideraciones de leyes y regulación, canales de comunicación con los administrativos y dentro del ejercicio de control interno, entre otros.

También se considera la planificación, riesgos y respuestas, en los que se habla de la planificación de la auditoría, las respuestas de los auditores a los riesgos evaluados, la evaluación de las representaciones erróneas, entre otras. La evidencia de la auditoría, es decir los procedimientos analíticos, muestreo, estimaciones contables, partes relacionadas, hechos posteriores, declaraciones escritas, entre otras. La utilización del trabajo realizado por otros que habla acerca del uso de trabajo de los auditores internos y de los expertos en el campo. Las conclusiones e informe de auditoría, en el que se considera la información comparativa, uso de cifras, opinión del auditor, párrafos de énfasis, responsabilidad del auditor frente al documento, entre otros. Finalmente, las consideraciones especiales acerca de compromisos y manejo de estados financieros en general.

Después de las NICC, se encuentra el marco de referencia para trabajos de aseguramiento y otros servicios relacionados. En cuanto a los últimos se habla de las Normas de Otros Servicios Relacionados (Complicaciones y Procedimientos Convenidos) Serie (11000) y las Guías de Otros Servicios Relacionados (Serie 12000). En cuanto al marco de referencia se tienen las Auditorías y Revisiones de información histórica y el atestiguamiento. En el último caso se consideran las Normas de Revisión (serie 9000) y las Guías de Revisión (10000). En el caso contrario se encuentran las Normas Internacionales de Auditoría emitidas por la Federación Internacional de Contadores (IFAC por sus siglas en inglés) y las Guías de auditoría. Para el caso del atestiguamiento se consideran las Normas para Atestiguar y las Guías de atestiguamiento.

Todos estos documentos se han considerado por la comunidad académica y los profesionales no solo como aquellas que son más prevalentes e importantes, sino también como las más aplicables a la práctica diaria del ejercicio de la profesión del auditor. Trabajar en el marco de esta normativa significa para el auditor un espacio de trabajo adecuado, que le permite actuar de manera independiente, autorregulada y ética para el beneficio propio y de la empresa en particular.

Es importante que la normativa sea parte del diario vivir de los profesionales afines al campo de la auditoría, esto permite contemplar además la necesidad de que exista una actualización constante del profesional y que se mantenga a la vanguardia de las necesidades del medio. No hay que olvidar que el mercado es un espacio de cambio constante y recientemente de reinvención con la intención de generar un enfoque más social de la proyección de las organizaciones. El reto como profesionales es trabajar a la par de la normativa y generar nuevos espacios y métodos de trabajo que sean efectivos especialmente en el manejo de fraude dentro de la empresa.

Estar en contacto continuo con las normas no implica que se genere un tipo de trabajo rígido y sistemático en el que el auditor sea incapaz de proponer alternativas de trabajo. En cambio, la normativa debe ser vista como un elemento de trabajo que guía la acción del auditor. Muchos profesionales al enfrentarse a su primer trabajo de auditoría se pueden llegar a sentir abrumados por la cantidad de caminos que puede tomar al realizar una revisión. Todos los aspectos son importantes de una empresa, pero no todos pueden ser manejados a la vez, es importante entonces que se genere una organización del trabajo que permita ordenar prioridades y trabajar sobre los puntos críticos en primera medida.

En ese sentido, las NIA preparan al profesional en la etapa de planeación teniendo en cuenta la contratación, cualquier tipo de actividad preliminar, aceptación y continuidad del compromiso, entre otros. Por ejemplo, para establecer los objetivos del auditor y el alcance que espera darle a su trabajo, el profesional puede remitirse a las NIA 200, para determinar procedimientos de control de calidad se encuentra la NIA 220, establecer los requerimientos específicos de documentación a través de la NIA 203. Determinar estrategias y lineamientos de comunicación con la administración de la empresa: NIA 260, entre otras.

La primera etapa que hace parte de la planeación de los objetivos y el alcance de la auditoría es fundamental y debe desarrollarse a partir de un conocimiento previo del auditor acerca de la situación de la empresa. Esto además va a permitir que al final en el informe se incluyan los asuntos más relevantes que fueron evaluados dentro de la empresa y que necesitan ser vigilados, modificados o remplazados. Las normas entonces más allá de su carácter estricto son herramientas amigables de trabajo para el auditor y por tal motivo es tarea del auditor mantenerse actualizado y familiarizado con su uso en contextos reales.

 

Equipo Auditool

 

 


Regístrese para que pueda comentar este documento

Más Leídas

lateralG3.2

lateraLS1

lateralDR2