Identificarse


Mantente actualizado de lo que pasa en el mundo de la Auditoría y el Control Interno

REGÍSTRATE GRATIS EN NUESTRO BOLETÍN

ISSN IMPRESO: 2665-1696 - ISSN ONLINE: 2665-3508

0
Comparte:

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Por: Eric Turner, CPA, CA

A medida que las nuevas normas contables introducen cambios radicales en las estimaciones contables ―que traen desafíos para los auditores, los Comités de Auditoría, las entidades reguladoras y demás ―, los emisores de las normas de auditoría se movilizan para ayudar a los auditores con los nuevos retos.

La “IFRS 9 Instrumentos Financieros” emitida por el Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad (IASB ), requerirá el uso de un modelo de Pérdida Esperada de Crédito (ECL ). Esta nueva norma afectará a ciertas industrias, como los bancos e instituciones financieras, que se exponen al riesgo de crédito a través de participaciones en préstamos y activos financieros similares. Actualmente, los Estados Unidos están desarrollando estándares similares.

La respuesta del Consejo de Normas Internacionales de Auditoría y Aseguramiento (IAASB ) es la Norma Internacional de Auditoría (ISA ) 540

Debido a los importantes desafíos generados por la IFRS 9, el IAASB emitió una publicación (project) con el objeto de alentar a los auditores a entender la naturaleza de los cambios necesarios para implementar eficazmente el modelo ECL. Esta publicación también ofrece un breve resumen de los retos de auditoría y de la forma en que podrían abordarse siguiendo la ISA 540. Estos incluyen:

  • El uso de un modelo ECL puede requerir que la entidad reúna datos de sistemas que pueden no hacer parte de los métodos de contabilidad tradicionales. También, pueden ser necesarios ciertos datos externos a la entidad; por ejemplo, los pronósticos económicos y las estadísticas de pérdidas de la oficina de crédito. Será un reto para los auditores determinar la forma de abordar este tipo de sistemas y de datos en la auditoría.
  • El modelo de ECL probablemente se dé en un entorno de datos complejo que implicará muchos procesos y controles, y también modelos diseñados a medida. Estos modelos pueden ser objeto de una evaluación estricta por parte de la dirección y probablemente sean complejos. El auditor puede requerir, entonces, capacidades específicas para realizar la auditoría, incluyendo la comprensión del modelo y la habilidad de respuesta ante los riesgos provenientes de errores significativos.
  • Debido al grado de complejidad, a la incertidumbre en la estimación y a la importancia tanto de la disposición como de la evaluación del ECL; el uso de tal modelo probablemente dé lugar a riesgos importantes provenientes de errores significativos. El IAASB reconoce estos desafíos inminentes y tiene previsto abordarlos en un proyecto de revisión de la ISA 540 que se ocupará de las auditorías de estimaciones contables.

En busca del equilibrio adecuado

Si bien es importante que el IAASB considere la ISA 540 en el contexto de las estimaciones contables complejas como el ECL, también es fundamental que la ISA 540 pueda aplicarse a las estimaciones contables menos complejas. Las estimaciones contables de auditoría son un elemento clave de la mayoría de las auditorías, grandes y pequeñas. Por ende, un enfoque sutil permitiría ejercer el juicio profesional mientras se enfatiza la respuesta adecuada frente a los riesgos significativos.

MANTENGAMOS LA CONVERSACIÓN

¿Cómo se están preparando las empresas para la IFRS 9? ¿Dónde están surgiendo los mayores retos? ¿Están respondiendo los auditores?
Tomado de: https://www.cpacanada.ca 

Director, Auditing and Assurance Standards, CPA Canada.


Regístrese para que pueda comentar este documento