Claves para prevenir el fraude corporativo

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Women's low pay 'behind poverty'La recesión económica está cambiando la naturaleza y la magnitud de los riesgos de fraude que enfrentan las organizaciones. Más gente sentirá una verdadera presión por “cruzar la línea” o mirar hacia otro lado mientras otros lo hacen.

La buena noticia es que una administración efectiva del riesgo de fraude se paga por sí sola. Atacar los problemas de fraude, derroche y abuso ofrece una inmensa oportunidad de reducción de costos con una inversión relativamente baja. El desafío al que se enfrentan las organizaciones es que no existe una única “clave” para detener el fraude. Las organizaciones deben desarrollar una estrategia que les permita implementar las medidas necesarias para administrar este riesgo que va en aumento.

El triángulo del fraude, desarrollado por el criminalista Donal Cressey, describe tres condiciones que comúnmente aparecen cuando se comete este delito. Los autores del ilícito experimentan cierto incentivo o presión que los lleva a cometer el acto deshonesto. Debe existir una oportunidad para cometerlo y los defraudadores generalmente son capaces de racionalizar o justificar sus acciones. La recesión económica es tal, que cada uno de estos tres factores –incentivo/presión, oportunidad y racionalización– están presentes como nunca antes:

  • Respecto del incentivo, la presión de cometer fraude aumenta a medida que las personas pierden sus empleos y aquellos que aún los conservan se sienten cada vez más amenazados. Cuando el sustento de alguien está en riesgo o el futuro de la compañía depende de la obtención de un nuevo encargo de un potencial cliente, algunas personas sentirán con más intensidad la presión de hacer lo incorrecto: pagar soborno que garantiza el futuro financiero de la compañía o mirar para otro lado mientras otros lo hacen. 

 

  • En cuanto a la oportunidad, las organizaciones buscan reducir los costos y hoy en día deben hacerlo con poco tiempo de reflexión. Se está dejando ir a la gente sin que los empleadores tengan el tiempo suficiente para reflexionar sobre las consecuencias a más largo plazo. Con menos personal empleado habrá menos oportunidades para la separación de obligaciones, lo cual es un componente clave del control interno en relación con el fraude.  

 

  • Para ilustrar la racionalización, enumeramos algunos ejemplos. Muchos empleados podrían llegar a preguntarse fórmulas como esta: “Si los banqueros pueden mantener sus gratificaciones millonarias, ¿por qué yo no pueda tomar una parte?” o “Tenía derecho a recibir una gratificación mayor, así que hice la diferencia con una solicitud de reembolso de gastos”. En tiempos económicos difíciles se incrementa la capacidad de la gente de racionalizar el fraude y la corrupción.

Existen algunas pautas que los responsables de la administración deberían contemplar, para tener la tranquilidad de que se está implementando una estrategia razonable para combatir el fraude. El gobierno es una de ellas: establecer un cultura anti-fraude donde no exista tolerancia para actos ilegales, implantado un comité de ética y canales de denuncia anónimos, y difundiendo las pautas para conducirse ante la sospecha de estar frente a un fraude. Otra pauta sería establecer procesos dinámicos de evaluación de riesgos y cumplimiento regulatorio. Una vez que se determinan los riesgos que enfrenta la compañía el próximo paso es establecer un marco de control adecuado, a un costo razonable. Accionar cuando el ilícito se ha detectado, conociendo a qué profesionales podemos contactar en caso de tener que realizar una investigación de un caso de fraude, y conocer los tiempos de respuesta ante un incidente de seguridad o un delito.

Asimismo, se debería trabajar en la implantación de tecnologías de prevención del fraude informático como control de acceso a los sistemas; herramientas de prevención de pérdida de los datos, técnicas “anti-phishing” y de prevención del robo de la identidad digital.
  

 

 

Samanta Rubio y Diego Taich

Gerentes Investigación de Fraude

Fuente:  iProfesional

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar